• Mauricio Florez Morris, Ph.D.

El Espectáculo de las Convenciones Partidarias en los Estados Unidos, 2016.


Uno de los eventos más importantes durante el ciclo electoral en los Estados Unidos son las convenciones de los partidos Republicano y Demócrata en las cuales formalmente cada organización política presenta sus candidatos y su plataforma.

Hoy 18 de Julio se inicia la Convención Nacional Republicana, la cual culminará el próximo jueves. Tendrá como escenario el Quicken Loans Arena de Cleveland, Ohio. Asisten 2.470 delegados y 2.303 delegados suplentes. Todos ellos son personas que en una u otra forma tienen alguna relación con la maquinaria del partido en uno de los 50 estados, o en el Distrito de Columbia, o en uno de los cinco Territorios (Puerto Rico, Guam, Islas Marianas, Samoa, e Islas Vírgenes). El cubrimiento de prensa lo harán más de 15.000 periodistas acreditados. Ademas se esperan alrededor de 50.000 simpatizantes quienes estarán circulando por este estadio y por sus calles vecinas. Desde 1936 el partido Republicano no organizaba su convención en el estado de Ohio. La amplia experiencia que tiene Trump con eventos como torneos de golf y reinados de belleza, ha generado muchas expectativas sobre los cambios que va a implementar en la Convención Republicana.

De otra parte, la Convención Demócrata se realizará entre los días 25 y 28 de Julio en el West Fargo Arena de Filadelfia. Este estadio alberga alrededor de 50.000 personas. Entre los asistentes estarán los 4.051 delegados comprometidos (pledged delegates) y los 714 delegados no comprometidos (no pledged delegates). Los primeros son personas seleccionadas durante las elecciones primarias que se realizaron en todos los Estados y Territorios. El segundo grupo son los delegados no comprometidos, también llamados Súper delegados, incluye a miembros del Comité Nacional Demócrata, congresistas, gobernadores y ex presidentes electos por el partido. También se espera que un importante número de artistas haga su presentación en este evento.

Fuera de los actos oficiales que se desarrollan en los estadios, ambas ciudades van a vivir un clima donde el ambiente festivo de los simpatizantes se mezclará con las protestas de los opositores y la actividad frenética de miles de periodistas tratando de cubrir todos los aspectos de estas convenciones. Por ejemplo, de acuerdo con lo anunciado por el Comité Demócrata, la ciudad de Filadelfia ya está adornada por 57 burros (animal símbolo del partido) pintados por artistas locales. Para los días del evento, se organizarán visitas especiales a diferentes puntos turísticos de la ciudad. El ambiente festivo también girará en torno a una feria con comida, música en vivo y puestos de ventas de suvenires políticos. Para aquellos que no tienen entradas a los principales actos, se organizan diferentes fiestas en bares y restaurantes locales donde se puede disfrutar con los copartidarios la transmisión de los eventos, posiblemente de forma más cómoda y amena que en el estadio.

Convenciones en la era de los infomerciales

En la medida en que el marketing político ha ganado terreno en la forma como se diseñan los eventos de las campañas, las convenciones de los partidos políticos han ido evolucionando, de reuniones donde se disputaban liderazgos y preferencias de políticas públicas a espectáculos televisados diseñados para diseminar la mejor imagen posible de los candidatos y del partido. Esto con el fin de atraer a futuros votantes, especialmente a la gran mayoría de ciudadanos Americanos políticamente independientes y que no votan en las elecciones primarias. Cuesta creerlo, pero existe una gran cantidad de ciudadanos que recién durante las convenciones empiezan a prestarle atención a las elecciones presidenciales.

Hoy en día las disputas internas en los partidos, se presentan antes de la convención y en la medida de lo posible, no frente a las cámaras. Por ejemplo, en la actual discusión de la plataforma Republicana, hubo serias disputas internas en temas como la postura del partido frente a los tratados de libre comercio y al matrimonio de parejas del mismo sexo. La idea de hablar estos temas antes de la convención es evitar lo que sucedió en la tristemente célebre Convención Demócrata de 1968 donde más de 10.000 manifestantes de varias organizaciones radicales se enfrentaron con la policía de Chicago, produciendo escenas de violencia pocas veces vistas hasta ese momento en la televisión norteamericana. Debido a estos lamentables hechos, cuatro años después, ambos partidos políticos empezaron a implementar un mayor control en sus convenciones.

Según el historiador Michael Beschloss en su artículo publicado en The New York Times (3-7-2016) este cambio se produjo durante la campaña de reelección de Nixon en agosto del 1972, cuando varios de los asesores en comunicación política del presidente pensaron en usar la convención para crearle una mejor imagen al candidato. Beschloss recuerda cómo hasta el propio mandatario estaba muy preocupado con todos los detalles de la ceremonia, incluyendo que el peinado de las mujeres de su familia no se dañara camino a la convención. El momento clave de la celebración ocurrió cuando el famoso cantante Sammy Davis Jr., presentó al Presidente frente al auditorio, mencionando que el mandatario estaba promoviendo leyes, a favor de los jóvenes, tales como suspender el servicio militar obligatorio y disminuir la edad para votar. Con el filme "Nixon the man" también se inauguró la tradición de proyectar documentales biográficos sobre el candidato y su familia. A partir de 1972, cada cuatro años, las convenciones se han vuelto más elaboradas y el mensaje político que envían resulta cada vez más

efectivo. Es por esto, que seguir las convenciones de los partidos en los Estados Unidos se ha vuelto un evento imperdible para los interesados en marketing político. La efectividad política de estos eventos se mide, en parte, con los resultados de las encuestas sobre el aumento del reconocimiento del candidato y la intención de voto favorable después de la convención. También se espera que después de estos eventos se incrementen las donaciones económicas y el número de voluntarios dispuestos a trabajar en la campaña. Las convenciones adicionalmente son una excelente oportunidad para conocer: cómo va a ser el tono de las campañas, cuáles van a ser sus principales temas y quienes se perfilan como las nuevas figuras de cada partido.

¿Qué esperamos ver en la Convención Republicana?

Este año la Convención Republicana se va a concentrar en el tema “Make America Great Again”, (Hagamos nuevamente grande a América). Muchos de los discursos van a girar en torno de cuatro temas de campaña: seguridad nacional, inmigración ilegal, tratados de libre comercio y trabajo. La convención va a ser bastante atípica pues algunos de sus principales líderes, quienes son los personajes más esperados y queridos por las bases, ya anunciaron que no participaran en este evento. Entre ellos se encuentran los dos ex presidentes Bush, los ex candidatos presidenciales Mitt Romney y John McCain, y varios de los principales gobernadores Republicanos, entre ellos el mismo John Kasich, Gobernador de Ohio, estado anfitrión del evento. A esta lista se le suma un grupo importante de nuevos líderes del partido como Nikki Haley (Gobernador de Carolina del Sur), Susana Martínez (Gobernadora de Nuevo México) y los Senadores Marco Rubio (Florida) y Tim Scott (South Carolina), al igual que la Representante Mia Love de Utah. Una derrota de Trump en noviembre colocará a estos políticos ausentes en una posición de liderazgo en función de reconstruir el partido.

Otro grupo de políticos asistirá, pero muy tangencialmente, más para cumplir con compromisos con las bases y con los estatutos del Partido, que para avalar las cualidades de estadista del candidato Trump. Entre ellos los más destacados van a ser Paul Ryan (actual Presidente de la Cámara) y el Senador por Kentucky, Mitch McConnell (actual Presidente del Senado).

Un tercer grupo de políticos son los anteriores contrincantes de Trump, quienes ahora aprovechan la ocasión para re-posicionarse en el partido. Entre ellos se encuentran desde Chris Christie quien inclusive hasta hace poco sonaba como compañero de fórmula presidencial de Trump, hasta el Senador por Texas Ted Cruz, quien viene cambiando su discurso anti-Trump después de conocer la selección de su amigo Mike Pence como candidato a la vicepresidencia. Otros pre candidatos que también hablarán en la Convención Republicana son: Scott Walker (Gobernador de Wisconsin), Mike Huckabee (ex Gobernador de Arkansas y Comentarista Político de Fox News) y el médico neurocirujano Ben Carson. A este grupo de oradores se le suman otras figuras referentes del Partido como: Newt Gingrich (ex Presidente de la Cámara de Representantes), la Senadora Joni Ernst de Iowa, el Senador Bob Corker de Tennessee (Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado), Tom Cotton (anterior Presidente de la Cámara de Representantes), el Senador Dan Sullivan de Alaska, el Senador Jeff Sessions de Alabama y el General Michael Flynn. Parte del éxito de esta Convención consistirá en que todas estas figuras presenten un mensaje unificado y persuasivo explicando el por qué Donald Trump es la mejor alternativa para la presidencia de los Estados Unidos.

Según el Periódico Chicago Tribune, el bajo perfil de algunos de los políticos que van a compartir la tarima con Trump se va a compensar con una lluvia de "celebridades ganadoras", entre los que se encuentran la empresaria Dana White (Presidente del Ultimate Fighting Championship), Biran France (Director Ejecutivo de Nascar), Eileen Collins (primera mujer astronauta que piloteo una nave Shuttle), Mark Geist y John Tiegen (dos sobrevivientes del ataque contra el cuerpo diplomático Americano en Benghazi), Natalie Gulbis (golfista profesional) y Antonio Sabato Jr., (actor de telenovelas y ex modelo de ropa interior). También harán uso de la palabra familiares de víctimas asesinadas por inmigrantes ilegales. Por supuesto, después de Donald Trump, la figura más esperada va a ser su candidato a la vicepresidencia Mike Pence.

¿Quién es Mike Pence?

Es un político Republicano de familia irlandesa. Desde el 2013 es el gobernador de Indiana. En el análisis publicado por The Washington Post, "Trump’s VP pick is a governor in search of his Republican identity", se lo presenta como un candidato con visión conservadora pero que con frecuencia ha defraudado a este sector del partido al negar su apoyo a estas ideas en momentos decisivos. Por ejemplo, en el 2015 aprobó la Ley Estatal de Libertad Religiosa que permite, por "razones de conciencia", a los dueños de negocios, como casas de banquetes y proveedores de alimentos, negarse a atender matrimonios de homosexuales. Las criticas llovieron de los sectores liberales quienes consideraban la ley discriminatoria, e inclusive el Presidente Obama hizo un chiste sobre esto en la famosa cena anual de corresponsales ante la Casa Blanca en el 2015. El presidente dijo: "Saben que, permítanme dejarles algo en claro, yo me burlo de Joe (Biden) de vez en cuando, pero él ha estado a mi lado por siete años. Yo amo a ese hombre. Él no es solo un gran vicepresidente, sino un gran amigo. Y somos tan cercanos que en algunos sitios de Indiana ya no nos sirven pizza." (Ver vídeo a continuación). Como resultado de esta presión política, Pence dio un paso atrás y firmó una enmienda "anti discriminatoria" a la ley, la cual le generó problemas con parte de las bases de su partido. El éxito de Pence en la política se asocia más con su visión económica, que favorece la reducción de impuestos, la limitación en las nóminas de la burocracia del gobierno, la disminución de la tramitología para abrir nuevas empresas y la reducción en los costos que los estudiantes pagan por su educación superior.

Donde ha encontrado menos resistencia su agenda conservadora se ha mantenido. Por ejemplo, como gobernador, Pence firmó una ley que restringe las situaciones de aborto, inclusive la prohibición para realizar este procedimiento cuando el feto tiene serias complicaciones de salud.

Durante las primarias Republicanas del 2016, Pence apoyo a Ted Cruz, pero siempre tuvo palabras amables hacia Trump. Previamente a su llegada a la gobernación, sirvió seis periodos en el Congreso, allí se especializó en temas de relaciones exteriores y tecnología. En el 2006 se enfrentó a John Boehner, por el liderazgo Republicano en la Cámara de Representantes, perdiendo por un amplio margen de 168 a 27. Se dice que actualmente Pence tiene muy buenas relaciones con muchos de los líderes Republicanos en el Congreso, incluido Paul Ryan. Algunos analistas especulan que su disposición de acompañar a Trump en la fórmula presidencial, está en parte asociada a las pocas posibilidades que tiene para ganar la reelección como Gobernador de Indiana.

Para muchos expertos, el momento de selección de Pence no fue muy afortunado para Trump. En primer lugar, porque el nombre se filtró en el diario "Indianapolis Star" sin que la campaña Republicana hubiera tenido tiempo para notificarle a los otros posibles candidatos --Newt Gingrich (ex Presidente de la Cámara) y Christopher Christie (Gobernador de New Jersey)-- de la decisión final de Trump. Teniendo en cuenta que fue un medio en Indiana el que publicó la noticia, más de un experto piensa que la información fue suministrada por algún aliado cercano a Pence para forzar la decisión final de Trump.

Segundo, el anuncio del candidato a vicepresidente debe hacerse en un momento donde los medios le puedan prestar toda la atención posible a esta noticia. Claramente, el atentado en Niza y el intento de golpe de estado en Turquía, le restaron atención a este anuncio. Tercero, no se siguieron algunos de los protocolos técnicos básicos de comunicación política. Por ejemplo, de acuerdo con Philip Bump del The Washington Post, el equipo de Trump no actualizó la página web de la campaña, no compró avisos publicitarios en Google para guiar a los curiosos, no reorganizó el contenido de información que Pence tiene en sus redes sociales, y peor aún, no tenía listo un boletín de prensa que tuviera una carpeta con información de Pence. Estos son algunas de las acciones básicas que cualquier estudiante de comunicación política debe saber y que posiblemente por falta de diálogo entre el candidato y sus asesores, no se llevaron a cabo.

Durante la convención Republicana también se espera que sucedan manifestaciones contra la candidatura de Trump tanto dentro de la convención como en las calles de Cleveland. Grupos dentro del estadio como "delegates unbound" y "Free the delegates" van a hacer uso de sus redes sociales para generar descontento entre los delegados por no poder votar libremente y estar obligados por las reglas del partido a votar por Trump.

Según, The Washington Post (julio 12-2016) para contrarrestar este esfuerzo, el candidato ya tiene contratada una seudo guardia pretoriana, de 150 personas, con la misión de enfrentar esta disidencia.

Por supuesto un nivel de confrontación aún más impactante se espera en las calles aledañas a la ceremonia donde organizaciones como el "Never Trump Movement" piensa congregar a miles de personas contra el candidato. Los grupos anti-Trump ofrecen transporte y hospedaje gratis a las personas que quieran ir a Cleveland a protestar. Adicionalmente, los actos de violencia policial contra la población afro-americana y las respuestas de los manifestantes, en las últimas semanas, son otros factores que van a influir en lo que pasará en los alrededores de la convención. Ya grupos como las "Nuevas Panteras Negras" anunciaron su presencia en esta ciudad para protestar contra el candidato Republicano. Para algunos de estos grupos, este es el momento de promocionarse ante la opinión pública mundial.

¿Qué se espera de la Convención Demócrata?

Como ha sido costumbre en anteriores elecciones, se espera que durante la Convención Republicana, la candidata Demócrata y el resto de su partido guarden silencio. Por la simple exposición que una convención le genera a un candidato, se estima que si todo sale bien en las toldas Republicanas ellos aumentarán la intención de voto por Donald Trump entre un 5% a un 10% adicional a lo que ya tenían previo a la convención. Con este posible panorama la campaña Demócrata iniciara su contraofensiva cuando terminen los eventos Republicanos en Cleveland.

Un elemento central previo a la Convención en Filadelfia será el anuncio del candidato a la vicepresidencia por la fórmula Demócrata. Todo indica que la persona seleccionada va a ser un político que ayude a asegurar el voto de las minorías. Uno de ellos es el Senador por Virginia, Tim Kaine, abogado de la Universidad de Harvard, ex Gobernador del Estado de Virginia, quien sirvió como misionero en Honduras y fué el primer Senador que pronunció un discurso en español en el Congreso. Estrategas políticos Demócratas esperan que Kaine y su maquinaria política en Virginia aseguren este importante Estado en las elecciones presidenciales de noviembre.

Aunque la lista aún es bastante amplia, otros dos posibles candidatos para la fórmula vicepresidencial Demócrata son la Senadora Elizabeth Warren de Massachusetts y el Senador Sherrod Brown de Ohio. Ambas figuras pueden ser claves por su discurso liberal que potencialmente resulta muy atractivo para muchos de los seguidores de Sanders. En esta lista de posibles candidatos también se encuentra el Secretario de Trabajo Tom Pérez, quien actualmente es uno de los principales líderes latinos en los Estados Unidos y cuenta con el respaldo de muchas organizaciones de trabajadores.

Un segundo elemento que vamos a ver en la convención Demócrata y durante el resto de la campaña es el incremento del uso de publicidad negativa contra Donald Trump. Varios expertos Demócratas en comunicación política indican que ellos han venido monitoreando y experimentando con el efecto que estos mensajes tienen en la población no Republicana, la cual en definitiva es la que va a decidir la elección general en noviembre.

Se especula que los avisos publicitarios Demócratas serán parte de una estrategia que no solo va a intentar mantener la coalición del partido, con el voto de la mujer y de las minorías étnicas, sino que también va a intentar ganarle a Trump disputando el voto de los hombres blancos con educación universitaria, sector de la población que históricamente ha apoyado a los Republicanos, pero que en estas elecciones puede cambiar. En una reciente nota publicada en The Washington Post, el asesor Demócrata Paul Begala, resumió la estrategia Clinton diciendo "Trump quiere construir un muro, yo quiero construir un techo." Esto significa aceptar que Trump gane el grupo de votantes conformado por hombres blancos, trabajadores, sin educación universitaria (o blue collars), pero hacerle más difícil obtener la mayoría entre esta misma población con estudios universitarios. Si la estrategia funciona el techo de Trump no pasaría del 40% de votos en las elecciones de noviembre.

Esta estrategia ya se empieza a reflejar en las propagandas negativas contra Trump que actualmente se emiten en varios Estados. Por ejemplo, en una cuña el General retirado Paul Eaton, hombre blanco y con estudios universitarios dice (traducción no literal): "Conozco el sacrificio de nuestros militares, mi padre fue un aviador que luchó en Laos durante la guerra de Vietnam. Por 30 años luche en todas partes desde Irak hasta Somalia. Fui responsable por las vidas de nuestros hijos e hijas en el ejercito. Por todos ellos y por el país, yo no puedo apoyar a Donald Trump. Donald Trump no tiene el temperamento o el juicio para ser nuestro Comandante. Es por eso que estoy manifestándome en público, por America." La publicidad termina con un aviso que traduce "Donald Trump, muy peligroso para America." (ver video)

Esta cuña fue producida por la organización Priorities USA, la cual aglutina a un grupo bastante selecto de estrategas Demócratas quienes ya venían trabajando desde la campaña de Barack Obama. Otros avisos publicitarios de esta organización se pueden ver en el canal de Priorities USA en YouTube

Material suplementario

El siguiente vídeo fue producido por "Voice of America" para las elecciones presidenciales del 2012. En menos de tres minutos ofrece un buen resumen de la evolución histórica que han sufrido estos eventos y las funciones que actualmente tienen dentro del sistema político norteamericano. Se hace hincapié en cómo las convenciones sirven para estimular a las bases de los partidos y promover nuevas figuras de los mismos. En el filme aparecen los académicos John Hudak (Brookings Institute) y Norman Ornstein (American Enterprise Institute), al igual que el asesor político Richard Savage. (ver video)

Nota: Mauricio Florez Morris, Ph.D. es profesor de cátedra de la Especialización en Opinión Pública y Mercadeo Político de la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, Colombia.

#DonaldTrump #HillaryClinton #MikePence #PartidoDemocráta #PartidoRepublicano #Mercadeopolítico #Comunicaciónpolítica #liderazgopolitico #Florezmorris

© 2020 Mauricio Florez Morris, Ph.D. Todos los derechos reservados.