Mauricio Florez Morris,  Ph.D.  Web Master

Mi Blog

Experiencias y tips en las relaciones entre candidatos y asesores

 

Con el proceso de profesionalización de la consultoría política, uno de los temas que han pasado de las charlas de cóctel a las presentaciones formales en los congresos es el manejo de la relación laboral entre los políticos y sus asesores electorales. Elementos de estas relaciones y consejos prácticos para su buen manejo constituyeron el tema central del panel  "Everything Consultant Hate About You: A Playbook for Better Candidate-Consultant Relationships" (Todo por lo que los Consultores te Odian: Una Guía para Mejorar las Relaciones entre Candidatos y Consultores) que se desarrolló en Campaignexpo 2019, a finales de julio en Washington DC.  

 

El panel presentó a cada uno de los expositores narrando las peores experiencias que han vivido en su labor de asesores políticos. Entre las que más llamaron la atención se mencionó la de un asesor agredido físicamente por un candidato mientras viajaban en un carro y otra en la que el político le propuso a su consultor hacer algo ilegal. Otra mala experiencia con la que muchos consultores se sintieron identificados es cuando la esposa del candidato pretende asumir el rol de asesora principal de la campaña. Y no menos rara, la de un asesor que queriendo darle gusto a su candidato, tuvo que tramitar 30 permisos de autores a través de abogados, para utilizar este número de piezas musicales en un solo spot de campaña. 

Muchas veces las tensiones entre el candidato y sus asesores ocurren cuando estos le insisten al candidato se mantenga con su mensaje y no trate de responder a todos los cuestionamientos que se le hagan. Se mencionaron casos de candidatos que perdían largas horas de trabajo productivo de campaña tratando de responder todos los ataques que recibían en las redes sociales. Por supuesto, dependiendo de las características del asesor político y de su grado de involucramiento en la campaña, uno de los roles que él debe ejercer es el de imponer disciplina en la misma.  

 

Pese a la importancia que tiene la disciplina en muchos aspectos de una campaña política, los panelistas también reconocen la necesidad de ser flexible con el candidato en algunos aspectos. Por ejemplo, se mencionaron casos donde el consultor aceptó hacer gastos así supiera de antemano que no eran una buena inversión de los recursos, sino simplemente para darle gusto al candidato. Se citó el ejemplo de un político que quería comprar calcomanías para carros y avisos para poner en los antejardines de las casas, gastos que de antemano se sabia no le iban a generar muchos votos. Hacer desembolsos innecesarios del dinero de la campaña para mantener contentos a los candidatos, es una situación con la que muchos consultores se sienten identificados.   

 

Para los conferencistas, una clave en el éxito de un consultor político es saber manejar las expectativas de los clientes. Se dijo que a diferencia de un vendedor de carros que se reúne con el comprador por poco tiempo, en la consultoría política la relación con el cliente dura varios meses o años. Este es un periodo mucho más largo, donde se pueden generar más cuestionamientos que los que usualmente recibe un vendedor de autos. Parte del manejo de expectativas implica ser sincero con el candidato y decirle desde un principio cuantas horas a la semana o al mes se le van a dedicar a su campaña. También es importante aclararle quien va a ser la persona o contacto en la firma que va a manejar su cuenta. Esto último es relevante porque muchas veces, el consultor famoso que ellos ven en las conferencias no es el que se va a encargar del trabajo cotidiano en la campaña.

 

Otro punto importante del manejo de expectativas es el de explicarle al cliente las actividades que se están desarrollando y la razón para hacerlas. De igual forma se aconseja no generarle falsas ilusiones, diciéndole, por ejemplo, que va a ser el próximo Barack Obama. El papel de consultor consiste más bien en diseñarle al cliente una estrategia que maximice su potencial electoral. Es un ejercicio donde se deben compensar las debilidades que cada político tiene con sus características positivas que lo distinguen. 

 

Reflexionando lo que sucede cuando no se manejan las expectativas de los clientes, el consultor Craig Varoga, jocosamente señala que muchos políticos insatisfechos que han invertido fortunas tratando de salir elegidos sin éxito, piensan que "hay un sitio especial en el infierno para los consultores que pierden campañas". 

 

Un aspecto interesante de este panel giró también en torno a los factores que motivan a las personas a convertirse en asesores políticos. Fuera del dinero, los ponentes mencionaron: (1) Poder hacer la diferencia y tener una influencia real en la vida de las personas, (2) Ser protagonistas del momento electoral, (3) Viajar y ver las cosas positivas y negativas que tiene el país donde se realiza la campaña, (4) Convertirse en un ejemplo a seguir para un grupo social al cual se pertenece, y (5) Conocer nuevas personas y generar amistades cercanas con muchos colegas.

 

En conclusión, la relación entre el candidato y su asesor tiende a ser cada vez más profesional. Esto implica un vínculo de trabajo donde existe una mayor racionalización de la utilización de todos los recursos de la campaña y donde los margenes de improvisación son cada vez menores.   

 

 

 

Este artículo fue escrito por Mauricio Florez Morris, Ph.D. El autor ha sido profesor en las facultades de Ciencia Política y Sociología en University of Maryland, George Washington University, Georgetown University, y North Virginia Community College en los Estados Unidos. En la Universidad del Rosario y la Universidad Javeriana en Colombia, al igual que en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad del Salvador en la Argentina. 

 

Su actual interés académico se centra en temas relacionados con los estudios de opinión pública, campañas electorales, marketing, liderazgo y psicología política. Es miembro de la American Political Science Association (APSA) y la American Sociological Association (ASA), al igual que de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos (ACOPOL). Ha trabajado en campañas electorales para organizaciones afiliadas al Partido Demócrata en los Estados Unidos. 

 

Nota: Si aún no está inscrito y quiere recibir otros nuevos artículos como el que acaba de leer, puede ingresar su correo electrónico en la página: https://www.liderazgo-politico.com/ Su dirección solo se usará con este propósito y no será compartida con ningún tercero. Otra alternativa para mantenernos en contacto es por twitter, en la dirección: @florezmorris, desde esta plataforma envío notificaciones de nuevos artículos y de mi participación en actividades académicas.

 

 

Please reload