• mauricio florez morris

Ventajas y tribulaciones de mujeres candidatas en el partido de Donald Trump

Actualizado: ago 16



La victoria que en el 2018 obtuvo el Partido Demócrata en las elecciones de mitad del periodo, fue en gran parte un logro del surgimiento de nuevos cuadros de mujeres, quienes entraron como candidatas, en oposición al discurso y las políticas de Donald Trump. Esta renovación del partido también ocurrió en sus bases. De acuerdo con una encuesta realizada en el 2017, por el prestigioso Pew Research Center, el 70% de las mujeres de la Generación Milenio (nacidas entre 1981 y 1993) se identifican o se inclinan hacia el Partido Demócrata, cifra que contrasta con el 49% de hombres de la misma generación. El resto de ambos porcentajes corresponde a personas que se declaran Independientes o Republicanos.


Parte de la dinámica electoral en muchos países es que los partidos perdedores intentan copiar las fórmulas exitosas de los triunfadores, usadas en las elecciones más recientes. Esto ha hecho que varias organizaciones vinculadas al Partido Republicano (GOP), iniciaran el proceso de fortalecer el liderazgo femenino entre sus seguidoras.




Para conocer mejor esta dinámica de generación de nuevas lideres conservadoras, la profesora Sarah Morgan, del destacado programa en consultoría política: "The Graduate School of Political Management" (GSPM) de George Washington University, en Washington D.C., organizó un seminario web titulado: "Elecciones 2020: ¿Las mujeres republicanas están cerrando la brecha?" En el mismo participaron tres figuras del partido que trabajan con este fin. Rosemary Becchi, actual candidata a la Cámara de Representantes por New Jersey, Lynn Jenkins, ex Representante republicana a la Cámara (2009-2019) por Kansas y Ariel Hill Davis, cofundadora de Republican Women for Progress (RWFP), una de las organizaciones que activamente trabaja por el surgimiento de liderazgo político de mujeres del Partido Republicano.



El presente artículo reseña algunos de los principales puntos tratados en este panel: (1) Diferencias de género en el proceso para convertirse en candidato. (2) ¿Qué es lo que termina por convencer a las mujeres a postularse como candidatas? (3) ¿Qué otras cosas se pueden hacer para apoyar más los procesos de liderazgo político femenino? (4) Estrategia electoral para las mujeres candidatas republicanas en el 2020. (5) Manejo de la relación de las candidatas del Partido Republicano con los medios de comunicación liberales y (6) Consejos que las panelistas les dan a nuevas candidatas.




Al final de esta nota se encuentra un enlace para acceder de forma gratuita a esta vídeo conferencia.


1. Diferencias de género en el proceso para convertirse en candidato


Una de las principales diferencias entre hombres y mujeres en política es el proceso para tomar la decisión de convertirse en candidato. Al respecto, la ex Congresista Lynn Jenkins cuenta jocosamente que ella les dice a sus amigos que la diferencia consiste en que los hombres un día en la mañana se levantan, se miran en el espejo del baño y dicen: "me veo tan bien, que voy a lanzarme como candidato al Congreso." Comenta no conocer a ninguna mujer que piense de esta forma. Ellas esperan a que otras personas las inviten a convertirse en candidatas o al menos que les pregunten: "¿Has pensado en lanzarte para este puesto?". Sin embargo, para Jenkins es importante que las mujeres sean más proactivas en el momento de pensar postularse a una candidatura.



Ariel Hill Davis concuerda con su compañera de panel y acentúa que para muchas mujeres el convertirse en candidatas es un proceso intimidante. Agrega que otra interesante diferencia de género es que: "Cuando los hombres están considerando participar en una elección, lo primero que preguntan es: ¿Voy a poder ganar?" Por el contrario, la primera preocupación de las mujeres es: ¿Cómo mi postulación va a afectar mi familia y mis amigos?" Davis indica que esto se traduce en que se necesita hacer un mayor esfuerzo para solicitarle a las mujeres que participen en política. Es un proceso largo que de acuerdo con ella recién está dando frutos.


Becchi, quien además de ser candidata republicana a la Cámara, es la actual presidenta en New Jersey de Maggie’s List, (otra importante organización enfocada a la elección de mujeres conservadoras a cargos electorales), comenta que su decisión de participar como candidata no fue propia, sino el resultado de muchas personas invitándola a postularse. Su primera reacción, pese a ser abogada con experiencia asesorando en temas fiscales en el Congreso, fue: "No puedo hacer esto, no tengo las habilidades, tampoco soy la persona correcta".





2. ¿Qué es lo que termina por convencer a las mujeres a postularse como candidatas?


La ex Congresista Jenkins, quien actualmente trabaja como lobista en la firma LJ Strategies también confiesa haber sido una de las tantas mujeres que se inició en política, no por voluntad propia sino gracias a la presión social de muchas personas. Ella recuerda que desde que se presentó como candidata en su primera campaña por una cural en la Cámara de Representantes del Estado de Kansas, en 1998, siempre tuvo el apoyo de grupos locales de mujeres republicanas. Para ella este tipo de ayuda sigue siendo aún hoy en día, algo muy importante para las candidatas mujeres, especialmente en la tarea de reclutar voluntarias para hacer trabajo de campo como el de visitar votantes y repartir panfletos.


Pensando en toda la ayuda que estos grupos le han proporcionado, ella menciona en forma anecdótica la famosa frase de la ex Primera Ministra Británica Margaret Thatcher: "Si necesitas decir algo, pídeselo a un hombre; si necesitas que algo se haga, pídeselo a una mujer."



Sin embargo, para Jenkins un fenómeno a tener en cuenta es el reciente surgimiento de organizaciones a nivel nacional, como las ya mencionadas: Maggie’s List y Republican Women for Progress (RWFP), orientadas a complementar el trabajo que hacen los grupos locales, ayudando a más mujeres republicanas a desempeñarse exitosamente en la política.


Ariel Davis, concuerda con Jenkins sobre la importancia que tienen tanto los grupos de apoyo a nivel local de mujeres como las organizaciones nacionales. Ella agrega que, bajo su liderazgo, la RWFP le brinda a cualquier mujer republicana, que se interesa por participar en actividades electorales, un entrenamiento de un día en su escuela de formación de cuadros políticos. Este curso busca ante todo brindarle confianza y habilidades de liderazgo a sus participantes.



Debido a que la RWFP tiene una ideológica de centroderecha, las participantes al primer curso que se identifican con esta visión, pueden recibir un segundo nivel de preparación, esta vez más personalizado donde se practican técnicas de debate, métodos de manejo de medios de comunicación y ejercicios de argumentación alrededor de temas de políticas públicas.


Otra importante faceta en la preparación que RWFP les ofrece a las participantes de sus conferencias, es la de proporcionarles un mayor conocimiento sobre la historia de importantes líderes conservadoras que las precedieron. Davis explica que este énfasis se hizo porque se dieron cuenta que las primeras asistentes a sus cursos conocían muy bien, varios modelos a seguir ("role models") de liderazgo político femenino de centroizquierda, pero no podían ni siquiera nombrar líderes conservadoras que también les sirviera como fuente de inspiración.



Hablando del apoyo que necesitan las mujeres para lanzarse como candidatas, las integrantes del panel coincidieron en la importancia que tiene el apoyo informal de sus esposos, familias y amigos. Al respecto, cuando se les pide un consejo sobre cómo sacar más tiempo para: la política, la carrera profesional, la familia y muchas otras actividades que las mujeres lideres políticas quieren desarrollar, Rosemary Becchi, dice que "el secreto es entender que no lo puedes hacer todo y que necesitas ayuda de tus allegados." Jenkins reconoce que en ocasiones hay que luchar contra muchas emociones encontradas, por ejemplo, la sensación de culpabilidad por no poderle dedicar tanto tiempo a los hijos.


Un tercer factor para tomar la decisión de postularse como candidata en una elección es su experiencia personal. Becchi, explica que ella observa y se apasiona por las cosas que suceden en su comunidad. Por ejemplo, ahora con el Covid-19 le preocupa ver a tantas pequeñas empresas locales cerrando, por lo que dedica parte de su energía y conocimientos como abogada, en ayudar a estos negocios a obtener mejores créditos y apoyos del gobierno.



Ella reflexiona que las mujeres tienen experiencias compartidas muy valiosas. Son por lo general las encargadas de manejar el presupuesto de la familia, la salud y la educación de los hijos. Todo esto las debería inducir a tener una visión conservadora de la política. En su caso, confiesa siempre querer pagar menos impuestos y poder dedicar este dinero a costearle una mejor educación a su hija. Experiencias personales como la descrita la llevan a pensar que en política también es importante que las mujeres tengan una voz conservadora que refleje sus preocupaciones.


Entrando en un plano más personal, Becchi dice que ella mejor que nadie puede hablar del tema de "condiciones médicas preexistentes" pues su hija nació con el esófago despegado del estómago y toda la vida ha tenido que luchar para que no le nieguen atención médica. A través de la conversación adicionalmente conocemos que la hija, pese a tener también problemas cognitivos, este año se gradúa de bachillerato e ingresa a la universidad. Motivo que no solo enorgullece a Becchi sino que le permite tener más tiempo para trabajar en su candidatura del 2020.


3. ¿Qué otras cosas se pueden hacer para apoyar más los procesos de liderazgo político femenino?


Uno de los más importantes obstáculos que las líderes femeninas hoy enfrentan cuando organizan sus campañas es la significativa diferencia en el monto de dineros que se les donan a los candidatos hombres y mujeres. Hablando sobre este punto Jenkins sostiene que cuando como Representante solicitada contribuciones a diferentes compañías, al final se encontraba que mientras a ella le donaban 1.000 dólares, a sus pares republicanos que eran hombres les daban 2.500 dólares por candidato, situación que le parecía muy injusta. Explicándolo en términos de béisbol, comenta que mientras sus colegas varones conectaban jonrones con cada donante, a ella le tocaba trabajar el doble, expandiendo su base de pequeños contribuyentes, y volviendo a los grandes para tratar de conseguir lo mismo que sus colegas. Jenkins dice que financiar una campaña es la parte oscura de la política, por lo que a mucha gente no le gusta hablar sobre este tema, pero que es importante tenerlo en cuenta para sacar adelante las candidaturas de mujeres.



Parte de la justificación para explicar el desequilibrio entre lo que se aporta a los candidatos hombres y a las mujeres se debe a que muchas empresas solo realizan contribuciones a políticos que ya están en funciones ("incumbents") y que en la próxima elección están defendiendo su puesto o aspirando por una mejor posición en el gobierno, como es el caso de los que quieren pasar de la Cámara de Representantes al Senado. El hecho de que haya un mayor número de hombres que de mujeres actualmente en puestos políticos, de cierta forma ayuda a que las empresas justifiquen darles a ellos más apoyo económico. También se enfatiza la importancia de que el soporte financiero les llegue a las mujeres al principio de la campaña, especialmente cuando hay una elección interna dentro del partido, y ellas tienen aún más dificultades para costear sus proyectos electorales.



Para Jenkins esto va a cambiar cuando las líderes mujeres empiecen a demostrarle a los donantes que ayudar con dinero en sus campañas es una mejor inversión que apoyar a candidatos hombres. Para esto se necesita que las mujeres estén dispuestas a trabajar por las políticas públicas que les interesan a sus donantes. Si la mujer en política se queda solamente como un objeto de decoración para las fotos de la prensa, nunca va a ser tomada en serio por las personas que aportan a las campañas, sean cuales sean las diferentes causas que se quieran apoyar con sus donaciones.


Ella agrega que el actual estado de polarización política y el equilibrio de fuerza en Washington, hacen que muchas iniciativas legislativas no prosperen. Esto a su vez genera frustración en el resto del país que quiere ver progreso en el gobierno. Como resultado de este descontento, el liderazgo que deben mostrar las mujeres es el de estar dispuestas a acercarse a la contraparte y buscar puntos en común para avanzar en negociaciones. Es bueno que en este momento electoral las candidatas se presenten como personas capaces de dialogar y lograr compromisos. El artículo "Potencie su resultado electoral construyendo coaliciones efectivas" complementa muchos de los puntos acá presentados por Jenkins.


Sobre este tema Ariel Davis agrega que, en los Estados Unidos, todas las personas quieren que sus familias tengan salud, al igual que diferentes oportunidades para ellos y sus hijos, lo único es que hay caminos diferentes para llegar a estos objetivos. Pero teniendo en cuenta que son básicamente las mismas metas, es importante fomentar una comunicación que no margine, ni demonice a la contraparte.



4. Estrategia electoral para las mujeres candidatas republicanas en el 2020


Uno de los principales retos para las candidatas republicanas de línea moderada es la de presentar un discurso a favor de las mujeres mientras que su líder nacional, Donald Trump, con frecuencia tiene palabras peyorativas e inclusive ofensivas contra ellas.


Sobre esto, Ariel Davis les recomienda a sus candidatas mantenerse enfocadas en los temas de sus comunidades y en las razones que las llevaron a entrar en la gesta electoral. Hay muchas líderes que ingresan a la política porque identifican problemas que azotan su ciudad o región, y saben que tienen las habilidades para resolverlos. Frente a la alta polarización que puede haber en las elecciones a nivel nacional, es importante que las candidatas se concentren en lo que las hace únicas, en lo que las convierte en una excelente opción que justifica el apoyo del electorado, y para Davis parte de esto, es el hecho de ser mujer.



Davis aclara que lo anterior no significa que les den puntos adicionales a las candidatas simplemente por ser mujeres, sino por aportar el valor agregado de una perspectiva enriquecida desde su feminidad. Un buen ejemplo para ella son algunas de las candidatas que pertenecen al grupo de inmigrantes de primera generación, y que por esto tienen una visión diferente que les ayuda a entender mejor algunos de los problemas que vive su comunidad. En conclusión, Davis dice que la estrategia ganadora para las candidatas republicanas en el 2020 es mantener una comunicación con los votantes presentando su historia personal, su relación con la colectividad y alejándose al máximo de los discursos polarizantes que pueden ocurrir a nivel nacional.




Jenkins enfatiza que es importante el tono, la forma como se dicen las cosas, la empatía que se muestra y en todo esto, las mujeres son buenas. Para ella es importante incluir el concepto de comprensión para llegar a puntos de acuerdo. Es tratar de hablar de una forma en que la contraparte entienda. Para Jenkins esto es válido tanto cuando ella habla con Demócratas como cuando lo hace con personas de la extrema derecha de su partido.


5. Manejo de la relación de las candidatas del Partido Republicano con los medios de comunicación liberales


Algo que todas las participantes en el panel dan por sentado es que la mayoría de los medios de comunicación tienden a favorecer las ideas liberales, por lo que les otorgan un tratamiento desigual a las figuras conservadoras. Recordando su experiencia como congresista, Jenkins dice que para ella promover un mensaje en los medios era tan complicado como "sacarse un diente." Nunca se sintió tratada bien, pero eso no le importaba. Inclusive muchas veces decidió ir a programas de debates, sabiendo que no iba a pasar un buen momento, pero también teniendo en claro, que era la mejor posibilidad que tenía para comunicar su mensaje, y poder contar su visión de lo que pasaba en el Congreso. De forma coloquial, ella dice que para eso las líderes conservadoras deben estar dispuestas a ponerse "los pantalones de los niños grandes" (actuar como adultos), ir a los programas de prensa y estar preparadas para recibir los golpes. Siempre lo hizo pensando que los corazones y las mentes de la mayoría de los americanos estaban a favor de los ideales que ella estaba comunicando.



Ariel Davis reconoce que la relación de las mujeres republicanas con la prensa ha sido especialmente difícil en los últimos cuatro años, pues muchos periodistas tienen la expectativa de que debemos responder por todas las cosas que dicen los hombres republicanos, inclusive cuando se expresan de forma irrespetuosa de las mujeres, o contra minorías o grupos raciales. Es como si los periodistas tuvieran la expectativa de que las mujeres republicanas debemos suavizar lo que otros dicen o presentar razones para justificarlos. Pero estas son afirmaciones que una nunca ha dicho y es injusto que el periodismo nos pida a las mujeres republicanas que respondamos por estas cosas. Lo anterior es un componente toxico de la forma como la prensa cubre a las mujeres republicanas, agravado por el hecho de que aún no tenemos muchas lideres a nivel federal.


Becchi hace eco de lo anterior diciendo que es realmente difícil para una mujer republicana lograr tiempo en los medios de comunicación. Frente a esto, lo único que se puede hacer es continuar ensayando diferentes formas de dar a conocer el mensaje, pero no es fácil, porque el primer instinto de la prensa no es el de hablar con nosotras o sobre nuestras creencias políticas.



6. Consejos que las panelistas les dan a nuevas candidatas

Entre las importantes sugerencias presentadas por las figuras del panel, se destaca el punto de Ariel Davis cuando les aconseja a las mujeres tener confianza en sí mismas, en su mensaje, y en sus antecedentes personales. La panelista sostiene que se debe recordar que nadie puede contar su historia de vida tan bien como ellas mismas y que en campaña es importante hacerlo antes de que otras personas se adelanten y lo hagan, posiblemente no de una forma tan positiva como se quisiera. El consejo es encontrar y apoyarse en su propia voz como líder.


Jenkins, reflexionando desde su experiencia personal como parlamentaria, agrega que muchos líderes en los círculos políticos tienen una personalidad tipo A, que los hace proclives a querer controlar todas las situaciones. Como resultado de esta tendencia, ellos se meten fácilmente en muchos problemas. Su consejo es que en ocasiones es importante relajarse y contratar a los mejores asistentes y consultores posibles, a los que se les tenga confianza para manejar y delegar algunas de estas situaciones. En una elección, el trabajo de la líder es ser candidata, lo demás se debe dejar en las manos de las personas preparadas y permitirles que ellas tomen muchas de las decisiones.


Conclusiones


El seminario web ofrecido por "The Graduate School of Political Management" (GSPM) de George Washingon University, permitió conocer de primera mano, los diferentes esfuerzos que el Partido Republicano (GOP) está haciendo para promover un mayor número de candidatas mujeres y así fortalecer el apoyo de este importante grupo demográfico en las elecciones del 2020. Como lo revela la National Public Radio (NPR) en su reciente artículo "More Republican Women Than Ever Are Running For Congress: Here's Why" ("Más mujeres republicanas que nunca se postulan para el Congreso: He aquí por qué "), es un hecho que para el 2020 el GOP escuchó al electorado y este año tiene un mayor número de mujeres como candidatas en diferentes contiendas electorales.


Desde el punto de vista de la consultoría política, todos sabemos que va a ser un reto el planificar campañas que sean atractivas para el voto femenino, cuando el principal referente a nivel nacional del partido, Donald Trump, puede en cualquier momento, recaer en frases misóginas que distraen y restan credibilidad a cualquier propuesta a favor de la mujer. La estrategia de "poner la otra mejilla", ignorando adicionales insultos y redireccionando la atención del electorado a temas locales, puede no ser suficiente. Sin duda, un elemento atractivo de lo que nos deparan las elecciones de este año en los Estados Unidos, es observar las posibles alternativas de acción que desarrollen los equipos de campaña de algunas candidatas republicanas en el caso de que Trump repita sus insultos contra las mujeres. Esta es una opción bastante probable si se cumple la promesa del candidato Demócrata, Joe Biden, de nombrar a una mujer como compañera en su fórmula presidencial.


Nota: Si le interesa esta temática le recomiendo leer el artículo: "PODEROSAS": Consejos para mujeres que quieren ser líderes políticas.



A continuación la versión completa del seminario web: "Elecciones 2020: ¿Las mujeres republicanas están cerrando la brecha?" (Título original: 2020 Elections: Are Republican Women Closing the Gap?) Transmitido el 30 de junio del 2020.





Otros artículos sobre la campaña en Estados Unidos, 2020

1. Casas de apuestas pronostican compañera de Joe Biden para fórmula presidencial en USA


2. Convención Nacional Demócrata les abre sus puertas a millones de seguidores por Internet

3. ¿Por qué campaña Trump ataca a Petro? Estrategia publicitaria para energizar bases electorales?



Este artículo fue escrito por Mauricio Florez Morris, Ph.D. El autor ha sido profesor en las facultades de Ciencia Política y Sociología en University of Maryland, George Washington University, Georgetown University, y North Virginia Community College en los Estados Unidos. En la Universidad del Rosario y la Universidad Javeriana en Colombia, al igual que en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad del Salvador en la Argentina.


Su actual interés académico se centra en temas relacionados con los estudios de opinión pública, campañas electorales, marketing, liderazgo y psicología política. Es miembro de la American Association of Political Consultants (AAPC), la American Political Science Association (APSA) y la American Sociological Association (ASA), al igual que de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos (ACOPOL). Ha trabajado en campañas electorales para organizaciones afiliadas al Partido Demócrata en los Estados Unidos.


Nota: Si encuentra este artículo interesante, puede compartirlo. Si aún no se ha inscrito y quiere recibir otras notas como la que acaba de leer, puede ingresar su correo electrónico en la página: https://www.liderazgo-politico.com/ Su dirección solo se usará con este propósito y no será compartida con ningún tercero. Otra alternativa para mantenernos en contacto es por twitter, en la dirección: @florezmorris Desde esta plataforma envío notificaciones de nuevos artículos y de mi participación en actividades académicas.





© 2020 Mauricio Florez Morris, Ph.D. Todos los derechos reservados.