• mauricio florez morris

Casas de apuestas pronostican compañera de Joe Biden para fórmula presidencial en USA

Actualizado: ago 16

Si la ciencia política es el arte de lo posible, el mundo de las apuestas nos ofrece ahora una perspectiva muy útil para ampliar nuestra visión de probables resultados, algunos poco imaginables y que a veces terminan sorprendiéndonos cuando ocurren.


En la foto de abajo vemos al candidato Joe Biden con la actual senadora por Wisconsin, Tammy Baldwin, una de las aspirantes a ser parte de la fórmula presidencial Demócrata. Ella representa un Estado que Trump ganó en el 2016 y que, para muchos analistas, se necesita conquistar para volver a la Casa Blanca. Al momento de escribir esta nota, las casas de apuestas le daban 1 a 100 a la formula Biden-Baldwin. En caso de que ella fuera la escogida por cada $ 100 dólares apostados a esta pareja se pagarían $10,000.



La notable disminución de actividades deportivas profesionales, los concursos de belleza y otro tipo de competencias debido al Coronavirus, han generado una corriente nunca antes vista de apostadores interesados en los temas electorales. Es una subcultura con celebridades, como Travis Lloyd, quien entre los años 2015 y 2020, convirtió $50 en $120.000 dólares, simplemente traduciendo sus conocimientos políticos en apuestas ganadoras. Son círculos donde los profesionales tienen un nivel de sofisticación cognitiva no menor al de cualquier politólogo especialista en campañas, y donde se estudian inclusive, probabilidades de eventos políticos que normalmente reciben poca atención en la academia, pero que, cada vez con mayor frecuencia suceden.


Cabe recordar que esta sofisticación cognitiva no está limitada a la política. Por ejemplo, en el mundo de la hípica, muchos de los apostadores profesionales pueden detectar problemas de salud "o hasta psicológicos" de un ejemplar, antes de que este sea visto por el veterinario.

El artículo ofrece un vistazo a las predicciones de dos de las más importantes páginas web de apuestas sobre las probabilidades que les dan a las principales aspirantes para acompañar a Biden en su fórmula Demócrata, tomando en cuenta su ofrecimiento de tener como compañera en la papeleta a una mujer.


Explicaremos el por qué los apostadores le prestan cada vez más atención al criterio de los profesionales en política y estaremos analizando algunas de las predicciones sobre la posible compañera de fórmula Demócrata y el mensaje que nos manda la campaña Biden con su selección.



Estas apuestas sobre resultados electorales son abiertamente ilegales en muchos países. Prohibición que incluye hasta ciudades como Las Vegas, en Estados Unidos, considerada la meca de los juegos de azar. De ahí que esta actividad usualmente se realice utilizando las páginas web.


Contactos entre el mundo de la consultoría y las apuestas


Hay una tendencia general de que cada vez más las casas de juego aceptan apuestas sobre resultados electorales. Sin embargo, las sorpresas que arrojaron eventos como el Brexit y la victoria de Trump en el 2016 les generaron importantes pérdidas financieras porque hasta ese momento la mayoría de sus predicciones se basaron exclusivamente en los sondeos de opinión y en comentarios periodísticos. A partir de entonces, las principales firmas de apuestas dedicaron más recursos a estudiar detenidamente los diferentes eventos electorales. Este fenómeno por supuesto también incrementó el diálogo entre académicos, casas de apuestas y consultores políticos.



Veteranos del mundo del azar, recuerdan el momento exacto cuando los apostadores profesionales dejaron de confiar ciegamente en las encuestas públicas para predecir elecciones y decidieron incluir otras opiniones en sus estimativos. Esto sucedió cuando se cerraron los escrutinios en Michigan en las elecciones presidenciales del 2016 y empezó a circular el rumor que Hillary Clinton había perdido ese Estado. Se recuerda que minutos antes y aún con la derrota de Clinton ya anunciada en los Estados de la Florida Y North Carolina, las casas de apuestas continuaban confiando en los sondeos y pagando $800 dólares por cada $100 que se jugaban a favor de la victoria Trump.


Con Michigan en dudas, las probabilidades se revirtieron, pero para muchos, ya era demasiado tarde para resarcir las perdidas. Esa noche, ejecutivos de estas firmas de azar llegaron a la conclusión, que si bien las empresas encuestadoras por su modelo de negocios, podían equivocarse de esta forma, la industria de las apuestas no se podía permitir en adelante este tipo de descalabros. Esto hace que hoy, muchas de sus predicciones tengan fundamentos de sustentación más avanzados, que hace cuatro años.


Predicciones para la compañera de fórmula de Joe Biden en el tiquete Demócrata


Estudios hechos por apostadores indican que en un 50% de las ocasiones en que se nomina al compañero de fórmula presidencial en los Estados Unidos, la persona que es nombrada para vicepresidente es un personaje inesperado que no ha sido seriamente considerado por la prensa. Uno de los casos más recordados es el de Sarah Palin, quien pese a ser la gobernadora de Alaska, era escasamente conocida a nivel nacional y muy pocas personas tomaban en serio la idea de que ella integrara la formula McCain-Palin en el 2008. Para quienes han estudiado estas elecciones, el factor Palin, fue un elemento de discordia dentro de la campaña, que a la postre ayudó en la victoria de Obama. El otro referente histórico en los Estados Unidos es la fórmula Demócrata Mondale-Ferraro en 1984, la cual también sufrió una derrota de proporciones históricas frente a sus oponentes Republicanos, Reagan-Bush.

Para estas elecciones presidenciales, firmas como PredictIt nos muestran las probabilidades a la pregunta ¿Quién ganará la nominación a la vicepresidencia de la formula Demócrata en el 2020? (https://www.predictit.org/markets/detail/5883/Who-will-win-the-2020-Democratic-vice-presidential-nomination). Si lo desea podrá entrar a este enlace y encontrar las probabilidades actualizadas, segundo a segundo, de cada precandidata a la vicepresidencia Demócrata. Una vez que la campaña Biden de a conocer el nombre, el enlace queda suspendido por la casa apostadora. El cuadro a continuación contiene las probabilidades de las candidatas a este cargo tal como estaban el día 1 de agosto a las 3:10 pm, tomadas en cuenta para el presente artículo. En ellas la casa PredictIt, pronosticaba:



En la gráfica Kamala Harris (Senadora por California) aparece como la candidata favorita para ser incluida en la fórmula Demócrata. De concretarse esta posibilidad, apuestas de 0.46 centavos pagarían $1 dólar (o apuestas de $46 dólares pagarían $100). Susan Rice (ex-Embajadora ante la ONU), la segunda con mayores probabilidades de ser seleccionada en ese momento, recibía apuestas de .25 centavos que pagarían $ 1 dólar (o por cada $25 dólares apostados la persona ganaría $100) y en tercer puesto Karen Bass (Activista y Representante por California) con apuestas de .15 centavos por $1 dólar (o apostando $15 dólares le pagarían $100).


Dos minutos después de la información de PredictIt se obtuvo un similar estimativo de la casa de apuestas Betfair: https://www.betfair.com/sport/politics

(Nota: dependiendo del país donde se encuentre puede necesitar de un servicio de VPN, o Virtual Private Network para ingresar a esta página). Betfair es su información arrojó los siguientes resultados:



Los pronósticos de Betfair muestran a las tres mismas candidatas favoritas: Kamala Harris, apuesta que pagaría el 2.2 (o $220 dólares por cada $100 apostados), mientras que Susan Rice y Karen Bass ambas pagarían 4.5 (o $450 dólares por cada $100 apostados).


La primera reacción es que la mayoría de los apostadores tomaron muy en serio, las declaraciones que Biden hizo durante el debate del 15 de marzo, donde prometió nombrar a una mujer como compañera de fórmula a la presidencia. Solo pocos apostadores en PredictIt le juegan 1 a 100, ($1 dólar para ganar $100) a que Biden va a escoger a un hombre para este cargo. En este caso, según la casa de apuestas los más opcionados serían: Julián Castro (Ex Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de Obama), Beto O´Rourke (exrepresentante Demócrata a la Cámara por Texas), y Sherrod Brown (Senador Demócrata por Ohio). En Betfair los nombres más populares de posibles compañeros de formula masculinos son Mitt Romney (candidato presidencial Republicano en el 2012) y Andrew Cuomo (Gobernador Demócrata de New York).



Otro punto donde aparentemente hay consenso es que la compañera de fórmula de Biden va a ser afroamericana. Cuatro de las cinco mujeres políticas más opcionadas por PredictIt son de esta etnicidad. En Betfair 3 de las 5 tienen la misma característica. Aunque Biden nunca se ha comprometido explícitamente con este prerrequisito, si es cierto que estas candidatas han sido entrevistadas por el equipo de asesores que apoya al candidato para elegir su compañera de papeleta.


Qué mensaje nos manda la campaña Biden con la selección de cada candidata


Hay factores personales más allá de la estrategia electoral, que pueden ser determinantes en el momento de escoger a una compañera de fórmula presidencial. Es muy difícil especular sobre los mismos. Lo que sí podemos discernir es qué mensaje reciben los consultores con la selección de cada una de las candidatas más mencionadas para acompañar a Biden en su boleta electoral. Obviamente, las características de cada una de ellas revelan el tipo de campaña Demócrata que podemos esperar en los próximos meses.


Si agrupamos a las candidatas por sus principales características, un primer grupo lo constituye la línea confrontacional con figuras como: Kamala Harris (la favorita por los apostadores) y Val Demings. Ambas afroamericanas y con una larga y brillante trayectoria profesional ejerciendo como fiscales y/o apoyando un discurso de "ley y orden". Las dos cumplirían un excelente papel "de caballito de batalla" contra Donald Trump. Cualquiera de ellas sería importante si los estrategas de Biden plantean la campaña como un referendo de la gestión Trump en su primer periodo. Ambas tienen suficiente "pólvora" en su discurso, como para permitirle a Biden evitar atacar directamente a su rival y más bien concentrarse en seguir explotando su conocido rol de "tío bonachón" y gobernante conciliador.


Kamala Harris tiene más favoritismo por al menos dos razones: (1) ha ganado elecciones más importantes, ella es Senadora por el Estado de California, mientras que Val Demings es Representante a la Cámara por un Distrito Especial de la ciudad de Orlando. Adicionalmente, (2) Harris acaba de participar como precandidata para la presidencia dentro del Partido Demócrata, lo que le dio bastante visibilidad a nivel nacional. Se dice que por un encontronazo que tuvieron en un debate, donde Harris acuso a Biden de ser poco sensible a temas raciales, ella no calificaría, sin embargo, el gesto de no cobrar revancha frente a este ataque e incluirla en la boleta, reforzaría la imagen positiva de Biden.


En el caso de Val Demings, sus dos principales credenciales son: su liderazgo en el juicio político que se le adelanto a Donald Trump a principios del 2020 y haber prestado sus servicios por 27 años en el Departamento de Policía de Orlando, carrera que culminó con cuatro años (2007-2011) como directora de esa institución. Sin embargo, ser poco conocida a nivel nacional y haber perdido su previa elección (2012) a la Cámara de Representantes contra el Republicano Daniel Webster son dos elementos que poco la favorecen. Aunque Val Demings no encabeza el favoritismo entre los apostadores, por $7 dólares que se le inviertan a su postulación, la selección de la llave Demócrata Biden-Demings pagaría $100.


Una segunda línea de candidatas es la progresista. Entre ellas se encuentran la Representante Karen Bass y la Senadora Elizabeth Warren. Elegir a una de ellas, mandaría el mensaje que el partido internamente estaba dividido y que se necesitó ceder este importante cargo para asegurar un frente unido contra Trump.




Las apuestas a favor de Karen Bass son bastante altas debido a la fuerte influencia que ella tiene en la maquinaria del partido y sobre muchas de sus bases afroamericanas. Sin embargo, esta selección generaría "un gran regocijo" entre los asesores de Trump, debido a los aspectos negativos que tiene la líder. Por ejemplo, el hecho de que ella haya militado de joven en la Brigada Venceremos (pro-Cuba) y que haya declarado que fue una gran pérdida para el pueblo cubano la muerte de Fidel Castro, complican la posible victoria de Biden en la Florida y refuerzan la narrativa Republicana de que Biden es un candidato cautivo y/o manipulado por la izquierda.


Una líder progresista con muchas más credenciales para integrar una fórmula presidencial en los Estados Unidos es Elizabeth Warren. Al igual que Pamela Harris, el ser Senadora y acabar de participar en las primarias por la nominación del Partido Demócrata a la presidencia, le ha generado un mayor reconocimiento en la opinión pública que la recuerda como la candidata que tenía propuestas para todo y pasaba horas enteras después de los eventos sacándose selfies con los asistentes. Aunque es claramente de izquierda, su perfil es muy cercano al de la Social Democracia Europea, y gran parte de su carrera la ha dedicado a la defensa de los consumidores frente a los abusos de las grandes corporaciones, incluido el sector bancario.



La línea con poca experiencia electoral está representada por Susan E. Rice. Ella posiblemente es la persona más preparada para asumir el cargo de vicepresidenta. Su extensa hoja de vida incluye haber sido exasesora de Obama en Seguridad Nacional, exembajadora de los Estados Unidos ante la ONU, investigadora del Brookings Institution, profesora de American University en Washington DC y miembro de la Junta Directiva de Netflix. Uno de sus mayores limitantes es la falta de experiencia como candidata en procesos electorales, este es un factor que muy seguramente despierte algunas reservas entre los asesores de Biden.


Adicionalmente, ellos se preguntarán cómo defender algunas de las controvertidas actividades que la diplomática adelantó en Ruanda y Sudan. Cuestionamientos que ayudarían a desviar la atención sobre los problemas de la actual gestión administrativa de Trump. La selección de Susan E. Rice en la llave Demócrata puede dar el mensaje, tal vez equivocado, de que la campaña Biden se siente muy segura de la victoria en noviembre y prefiere pensar en la persona con más experiencia burocrática para acompañar a Biden en la Casa Blanca.



Otro grupo de candidatas lo integran las pragmáticas. Las más conocidas representantes de este grupo son: la senadora por Wisconsin Tammy Baldwin y la gobernadora de Michigan Gretchen Whitmer, ellas representan Estados que Trump ganó en el 2016 y que bajo condiciones normales Biden necesitaría recuperar para llegar a la Casa Blanca. Sin embargo, en la era "Covid-19" y ante las especulaciones de algunos analistas bastante optimistas de que los Demócratas podrían ganar hasta el republicano Estado de Texas, la inclusión de alguna de estas políticas resultaría no tan crucial.


El segundo argumento a su favor es que el Partido Demócrata ya tiene asegurada la mayoría del voto afroamericano, del voto Latino y del voto de izquierda, segmentos del electorado que no van a apoyar mayoritariamente a Trump y que por el contrario tienen muy buenas razones para votar en su contra. Lo que ha definido la victoria en las últimas elecciones es el voto de la mujer blanca en los suburbios, esta es una importante población que tanto Baldwin como Whitmer fácilmente pueden liderar en sus propios Estados, como en el vecino Pennsylvania, el cual también perdió Hillary Clinton por un escaso margen de votos. Debido a esto, una estrategia de campaña pragmática sería seleccionar a alguna de estas dos candidatas como compañera de fórmula de Biden.


En el grupo de otras candidatas representado minorías se puede incluir a la única latina en la lista de personas entrevistadas, ella es Michelle Lujan Grisham, que en el 2018 ganó la elección para la gobernación del Estado de New Mexico y quien muy seguramente ayudaría a dinamizar el voto latino por el Partido Demócrata. Anteriormente esta abogada, fue Representante a la Cámara (2013-2018) y Secretaria de Salud Pública de su Estado (2004-2007).


La segunda alternativa de líderes representando otras minorías étnicas diferentes a la afroamericana, es la Senadora por Illinois Tammy Duckworth, de origen tailandés. Ella, graduada de George Washington University, sirvió como piloto de helicóptero en la guerra de Irak. Durante este conflicto su aeronave fue derribada y sufrió serias heridas que le hicieron perder ambas piernas y parte de la movilidad de un brazo. Su experiencia la catapultó para entrar en política y ganar su primera elección para la Cámara de Representantes en el 2012.



Otras tres candidatas de las cuales la prensa habla, pero se las considera con pocas posibilidades de ser incluidas en la formula Demócrata son la actual alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, la Gobernadora de Rhode Island, Gina Raimondo y la líder afroamericana del Estado de Georgia, Stacey Abrams. La selección de cualquiera de estas tres figuras le generaría enormes retos a la campaña Biden.



Conclusiones


Desde una perspectiva académica de liderazgo político, listados de posibles candidatos para ser postulados a un puesto importante dentro de un partido, ofrecen una clara radiografía de las dinámicas de poder que internamente funcionan en la organización y de la forma como su élite dirigente está compuesta y se renueva.


Desde la visión práctica de la consultoría política se observa cómo muchas de las dinámicas que se planifican para desarrollarse en una carrera electoral, como es el caso de la campaña Biden 2020, se deben modificar dependiendo del tipo de fórmula vice-presidencial que se elija.


Más allá de la selección de la compañera de fórmula de Biden, se encuentra que los sitios de apuestas por Internet presentan una variedad de posibles desenlaces de eventos políticos que normalmente no son ni siquiera tomados en cuenta por muchos de los estudiosos en estos temas. En carreras donde el pensamiento estratégico es una habilidad central para triunfar, como es el caso de la Administración de Empresas, la Disciplina Castrense o la Consultoría Política, sus profesionales no quieren ser sorprendidos por situaciones que antes se les escaparon o no las tomaron en cuenta, y que ahora resultan costosas, casi irreversibles y muestran fallas en su planificación.


La información del juego de las apuestas en la consultoría política se puede ver, por ejemplo, en el caso de los Estados Unidos, con el hecho de que un buen número de personas estén apostando a que debido al Covid-19 uno de los dos candidatos podría no llegar al día de las elecciones. Es una contingencia probable que cualquier consultor debería considerar, especialmente si tenemos en cuenta que Trump tiene 74 años y Biden 77. También llama la atención que la caída en popularidad de la administración Trump, según las casas de apuestas, no sucedió en el momento en que el Covid-19 empezó a afectar masivamente el país, sino un par de meses después cuando reaparecieron las protestas sociales frente a los abusos policiales contra la población civil.


Aunque se recomienda no apostar, se reconoce que, al barajar múltiples posibles eventos políticos, el mundo del azar amplía el horizonte de probables resultados que normalmente los analistas y consultores políticos no tienen en cuenta.


Como un punto final de este artículo comparto la foto que a mi más me gustaría volver a ver en el escenario de la próxima Convención Demócrata, del 17 al 20 de este mes, en la ciudad de Milwaukee, Wisconsin, donde una de estas dos líderes políticas Kamala Harris o Gretchen Whitmer sea la que acompañe a la fórmula Biden.




Otros artículos sobre la campaña en Estados Unidos, 2020

1. Convención Nacional Demócrata les abre sus puertas a millones de seguidores por Internet

2. Ventajas y tribulaciones de mujeres candidatas en el partido de Donald Trump


3. ¿Por qué campaña Trump ataca a Petro? Estrategia publicitaria para energizar bases electorales?




Este artículo fue escrito por Mauricio Florez Morris, Ph.D. El autor ha sido profesor en las facultades de Ciencia Política y Sociología en University of Maryland, George Washington University, Georgetown University, y North Virginia Community College en los Estados Unidos. En la Universidad del Rosario y la Universidad Javeriana en Colombia, al igual que en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad del Salvador en la Argentina.


Su actual interés académico se centra en temas relacionados con los estudios de opinión pública, campañas electorales, marketing, liderazgo y psicología política. Es miembro de la American Association of Political Consultants (AAPC), la American Political Science Association (APSA) y la American Sociological Association (ASA), al igual que de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos (ACOPOL). Ha trabajado en campañas electorales para organizaciones afiliadas al Partido Demócrata en los Estados Unidos.

Nota: Si encuentra este artículo interesante, puede compartirlo. Si aún no se ha inscrito y quiere recibir otras notas como la que acaba de leer, puede ingresar su correo electrónico en la página: https://www.liderazgo-politico.com/ Su dirección solo se usará con este propósito y no será compartida con ningún tercero. Otra alternativa para mantenernos en contacto es por twitter, en la dirección: @florezmorris Desde esta plataforma envío notificaciones de nuevos artículos y de mi participación en actividades académicas.



© 2020 Mauricio Florez Morris, Ph.D. Todos los derechos reservados.