• mauricio florez morris

Analizando a Donald Trump Post-Elecciones 2020. Liderazgo Político desde la Teoría Psicoanalítica



Conociendo las primeras declaraciones de Donald Trump, donde prematuramente se auto proclama ganador en las elecciones presidenciales del 2020, cobran importancia los estudios académicos del perfil psicológico que se le han hecho, especialmente teniendo en cuenta sus denuncias, sin aparentes pruebas suficientes, de supuestos actos fraudulentos, antes de terminar el conteo de votos en varios Estados. Estas investigaciones sobre Trump desde la óptica psicoanalítica también nos dan luces de lo que se puede esperar que ocurra durante los siguientes días, y/o años del personaje tanto si continua en el poder como en un posible rol de opositor.


Desde el momento en que Donald Trump irrumpió en la escena política, un destacado grupo de psicoanalistas vienen evaluando sus actitudes, declaraciones y conductas. Como resultado de estos estudios, muchos de los expertos concuerdan en calificar al actual presidente como un "Narcisista Maligno", término que parece fuerte pero que es el usado en la literatura académica. Este diagnóstico, el cual se explica a continuación, sirve tanto para comprender y contextualizar muchas de las pasadas acciones del mandatario, como para predecir futuras opiniones y comportamientos.



El presente artículo se basa en la información recolectada por Steven Hassan en su libro, "El Culto de Trump" ("The Cult of Trump", 2019). El autor es un reconocido experto en salud mental, quien ejerce como psicoterapeuta y frecuentemente es entrevistado por medios en USA. Su libro no solo incluye valiosas observaciones profesionales, sino que también aporta importantes referencias de trabajos desarrollados por sus colegas sobre el mismo tema. Entre las investigaciones más citadas por el autor se encuentran: "El peligroso caso de Donald Trump: 37 psiquiatras y expertos en salud mental evalúan a un presidente." ("The Dangerous Case of Donald Trump: 37 Psychiatrists and Mental Health Experts Assess a President"), colección de investigaciones originalmente publicada por la Universidad de Yale en el 2017 y actualizada con nuevos capítulos en el 2019.



No sobra decir que estos estudios son valiosos modelos para los profesionales que quieran utilizar la teoría psicoanalítica en el examen de otros líderes.


A continuación, para contextualizar este artículo, se mencionan brevemente los dos campos de trabajo más conocidos en que se desempeñan los expertos en liderazgo político. Luego, desde una visión de la teoría psicoanalítica, se explica el significado del término "Narcisista Maligno", se presentan las 12 razones que llevan a estos investigadores a catalogar a Trump dentro de este perfil psicológico y se discute brevemente la utilidad del diagnóstico tanto en la academia como en la consultoría política.


Cuál es el trabajo en el campo del Liderazgo Político


Expertos en este campo tienen al menos dos amplios frentes de trabajo: El primero se enfoca en la preparación de personas y pequeños grupos para acceder y mantenerse en roles de liderazgo. Esta es una labor que va desde fortalecer una destreza, como la oratoria o la resolución de conflictos, hasta desarrollar un plan integral para el fortalecimiento de un líder o de un grupo de dirigentes.


El segundo campo de trabajo es el análisis de líderes con el fin de entender y predecir su forma de pensar y actuar. Algunos de estos estudios son académicos y terminan publicados en revistas indexadas, mientras que otros, por lo general menos públicos, se efectúan para orientar mejor la acción de entidades estatales y grupos de presión.


Estas dos grandes áreas pueden ser vistas desde por lo menos 12 diferentes enfoques teóricos, muchos de ellos, como el psicoanálisis, con sus subdivisiones. Desde la docencia se acostumbra a decir que cada una de estas perspectivas funcionan de forma similar a los lentes y filtros que se le ponen a las cámaras de fotografía. En otras palabras, le permiten al analista enfocarse en aspectos puntuales del líder observado, dejando en segundo plano otros elementos y características del personaje y de su contexto.


Por supuesto, en la práctica, un asesor en liderazgo político debe tener la habilidad de analizar a un líder desde múltiples perspectivas teóricas, siendo el resultado de su estudio el equivalente a lo que nos ofrece en medicina una tomografía computada.



Origen del concepto "Narcisista Maligno"


Este concepto, formulado originalmente por Erich Fromm en 1964, asocia el perfil psicológico de los individuos que tienen trastorno de personalidad narcisista con la idea de maligno. El narcisismo es una anormalidad psicológica aceptada por la Asociación Psiquiátrica Americana y que la Clínica Mayo identifica cuando el sujeto muestra "un sentido desmesurado de su propia importancia, una necesidad profunda de atención excesiva y admiración, relaciones conflictivas y una carencia de empatía por los demás." El concepto "maligno" le agrega a este diagnóstico la existencia de conductas antisociales, las cuales se observan especialmente cuando detrás de su "máscara de seguridad extrema, hay una autoestima frágil que es vulnerable a la crítica más leve." (Ver definición)



Seis características que definen el perfil psicológico de un líder Narcisista


1. Grandiosidad: Exageración de talentos y logros


No es difícil encontrar exageración de talentos en la comunicación de Trump. Con frecuencia él utiliza la frase: "nadie sabe más de [llenar espacio] que yo". La lista de lo que él dice ser la persona que más sabe en el mundo es bastante amplia, e incluye economía, sistema bancario, sistema impositivo, estrategia militar, construcción de muros, inmigración, contribución a campañas, armas nucleares, desarrollo de infraestructuras, sistema de visados, relaciones internacionales, ISIS (Estado Islámico), etc. Alguien que considera tener tanto conocimiento sobre tan diversas materias claramente tiende a no valorar mucho la opinión de los expertos que lo asesoran.



De acuerdo con Hassan, un segundo aspecto en que Trump revela su "grandiosidad" es en la exageración de sus logros. Por ejemplo, en la entrevista con Pat Robertson en la Regent University durante la campaña del 2016, Trump aseguró que nadie había leído tanto la biblia como él (Ver: Donald Trump: 'Nobody Reads Bible More Than Me).


Las declaraciones que el presidente ha hecho donde exagera sus logros son numerosas y la mayoría de las veces chocan contra los datos empíricos y la opinión de muchos expertos en los temas. Otro ejemplo, es la entrevista que le hizo la revista Vanity Fair donde Trump sostiene que él es la persona a la que más le importa el medio ambiente. Esto pese a haber retirado a los Estados Unidos del tratado de Paris y haber debilitado muchas de las regulaciones que protegían el ecosistema en su país. (ver: TRUMP’S 2020 PITCH: NO ONE CARES MORE ABOUT THE ENVIRONMENT THAN ME)


Por supuesto, en medio de la crisis de Covid-19, Trump sostiene que nadie ha hecho nunca un mejor trabajo que él enfrentando esta enfermedad, esto a pesar del alto número de infectados y muertos en ese país, y a la politización que él ha hecho del uso de máscaras y otras medidas de prevención de esta enfermedad. Ver: ‘Nobody’s ever done a better job than I’m doing as president’.



Inclusive ignorando los logros de las protestas del movimiento afroamericano y los grandes avances obtenidos para esta población por expresidentes como Lyndon Johnson, quien reafirmo los derechos civiles y electorales de esta minoría, en varias ocasiones Trump ha dicho que nadie ha hecho más por la comunidad afroamericana que él "excepto quizás Lincoln" (quien abolió la esclavitud en USA). Ver artículo en revista Forbes: Trump Claims He’s Done More For Blacks Than Any President Besides Lincoln


Por supuesto, la "grandiosidad" en sus logros también se expresa en la política exterior que él dirige. Esta va desde sostener en el 2018 que gracias a su gestión Corea del Norte dejo de ser una amenaza nuclear para los Estados Unidos, lo cual no es cierto (Ver reporte CNBC: Trump claims North Korea is ‘no longer a nuclear threat’) hasta insistir hace pocas semanas (15 de octubre 2020) que México está pagando por el muro fronterizo, lo cual ya se toma como un chiste entre los líderes de ese país. Ver en CNN: Trump is still falsely claiming that Mexico is paying for his border wall


2. Fantasías de éxito, poder y atractivo


Según Hassan, los narcisistas utilizan fantasías de auto glorificación para aumentar su ego en temas relacionados con poder, riqueza, inteligencia y atractivo físico. Además, estas ayudan a que ellos se sientan en control de las situaciones y así poder manejar momentos de estrés. Por ejemplo, en las pasadas elecciones Trump atacaba a Hillary Clinton por su apariencia física mientras que él se calificaba a sí mismo como un hombre "atractivo" (Ver: Trump attacks Clinton's appearance as he calls himself 'handsome')


Durante los mítines de campaña 2020, no es raro que Trump le hablara a la concurrencia de tener una mejor "pinta presidencial" y de ser más apuesto que sus opositores. Su autopercepción y autoestima como un "Don Juan" quedo claramente expuesta en las grabaciones del programa Access Hollywood donde se ufanaba de las ventajas sexuales que le da su estatus como celebridad.



Claramente, un elemento de fantasía en la marca Trump es su supuesto éxito en los negocios, esto pese a que se ha declarado en bancarrota al menos cuatro veces y que se especula tiene deudas por más de 400 millones de dólares. Según la revista Forbes de septiembre del 2020, se estima que su capital es de 2000 millones, una cifra bastante importante pero muy inferior a la que él pretende poseer. (Ver:https://www.investopedia.com/updates/donald-trump-net-worth/) La misma publicación reporta declaraciones falsas de Trump diciendo que su fortuna supera los 8700 millones de dólares. Al respecto, Hassan observa como Trump en los años 80´s era visto como un millonario poco hábil en los negocios. Según la revista The New Yorker entre los años 1985 y 1995, perdió más de 1000 millones en diferentes empresas (ver: https://www.newyorker.com/news/our-columnists/donald-trumps-business-failures-were-very-real)



Cabe anotar, que, pese a que muchas de sus compañías colapsaron, su imagen de millonario exitoso se fortaleció con su protagonismo en el show "The Apprentice," el cual se empezó a emitir por NBC en el 2004. Fue una época en que la imagen de millonario contrastaba con la realidad de las pérdidas que le generaban sus malas inversiones, entre ellas: aerolínea, casinos, universidad, suplementos vitamínicos, etc.



3. Admiración excesiva


Psicoanalistas también observan que debido al poco afecto que recibía de sus padres cuando niño, Trump ahora necesita rodearse de personas que abiertamente lo veneren y así fortalecer su frágil ego. Desde esta perspectiva, el deseo del presidente de hacer tantos mítines políticos, aún hoy en día durante tiempos del Covid-19, se explica en parte, por su necesidad de sentirse admirado.


Un claro ejemplo de necesitar excesiva admiración se observa con su insistencia de que la ceremonia de inauguración de su presidencia fue la posesión que más concurrencia atrajo en la historia de ese país. Pese a que las fotos del evento mostraban que un mayor número de personas asistieron al acto de posesión de Obama en el 2008, Trump y sus subalternos continuaron reiterando por meses la falsa información. Hassan atribuye esta insistencia a su personalidad narcisista que lo hacen necesitar de atención y gloria. Las mismas que con frecuencia recibe de comentaristas del canal Fox y que lo llevan a enemistarse con cualquier persona que no alabe de forma permanente sus opiniones.




4. Sentirse merecedor o con el derecho ("entitlement") a cosas


Los narcisistas piensan que ellos son tan especiales que tienen el derecho a acceder a lo que quieran. Esto puede ser riqueza, la devoción de otras personas o simplemente ser tratados como seres excepcionales. Por ejemplo: Hassan nos recuerda que en medio de la investigación que adelantaba Robert Mueller sobre la confabulación entre el gobierno ruso y la campaña Trump, el presidente dijo que como último recurso tenía derecho a inclusive "auto-perdonarse". (ver: Trump says he has ‘absolute right’ to pardon himself of federal crimes but denies any wrongdoing). Por supuesto, esta es una lectura jurídica más propia de un monarca autoritario que de un presidente republicano. Sin embargo, el alcance de estas declaraciones fue tal, que columnistas como Bill Press del Diario de Hill en Washington DC, especulan que, de perder estas elecciones, el último acto de Trump como mandatario va a ser exonerarse a sí mismo de cualquier futura acusación. (Ver: Trump's final presidential pardon: himself).

De acuerdo con Hassan muchos narcisistas para sentirsen más importantes se rodean de personajes exitosos, pero rápidamente pasan de alabarlos a criticarlos cuando estos no les demuestran toda la devoción que ellos creen merecer. Este fue el caso de Rex Tilleson, CEO de Exxon Mobil, quien al inicio de la administración ocupó el cargo de Secretario de Estado. Sin embargo, debido a desacuerdos respecto a la política exterior con Rusia, Corea del Norte e Israel, fue despedido por Trump a través de un twitter.



Similar situación vivió Jeff Sessions, el primer Fiscal General de su administración. Debido a que Session había sido el primer senador que apoyó la campaña Trump y a que estuvo involucrado en la misma, cuando se inició la investigación sobre la ayuda rusa a esta candidatura, Session entendiblemente se recusó de intervenir. Esto fue interpretado como un acto de deslealtad por parte de Trump, quien pasó de considerarlo uno de los mejores juristas del país, a tratarlo como un enemigo inepto.


La lista de funcionarios brillantes que han salido peleando con el presidente es bastante numerosa. Entre los casos más notorios se encuentran: el exsecretario de Defensa James Mattis, el exsecretario de Seguridad Nacional John Kelly y el exasesor de Seguridad Nacional John Bolton.


Por supuesto los ataques contra Anthony Fauci, "Director del Instituto Nacional contra las Alergias y Enfermedades Infecciosas", también concuerdan con el perfil psicológico del presidente. La preferencia que actualmente Trump tiene por las opiniones del Dr. Scott William Atlas, neurorradiólogo, se debe a que las declaraciones de este doctor respaldan totalmente su forma de pensar mientras que los criterios del Dr. Fauci y otros renombrados expertos, cuestionan la manera como el presidente ha manejado el Covid-19 en los Estados Unidos.


Ver vídeo: Trump piensa en despedir al Dr. Fauci luego de las elecciones 2020


5. Falta de empatía


Las personas narcisistas tienen dificultades en ponerse en el lugar de los otros e imaginar lo que ellos puedan sentir. Algunos narcisistas pueden ser buenos "leyendo a las personas" y aparentando interés, pero la realidad es que les importa muy poco el dolor y el sufrimiento de otros.



Por ejemplo, en uno de los primeros episodios de su presidencia, se observó la falta de empatía que Trump sentía hacia las víctimas de los huracanes María e Irma que azotaron a Puerto Rico (septiembre 2017). Desde un principio Trump intentó minimizar la tragedia humana, cuestionando la cifra oficial de muertos (2975), la cual se produjo tanto por el impacto inicial de estos ciclones como por la falta de acción del Gobierno Federal después del desastre. La imagen que más se recuerda del presidente, fue cuando en medio del dolor por esta tragedia, él decidió jugar lanzándole rollos de papel higiénico a una multitud de seguidores.


Un episodio similar de falta de empatía ocurrió con el cierre del Gobierno Federal en diciembre del 2018. Como resultado de esto, más de 800 mil personas quedaron sin salario por 35 días. La respuesta del presidente ante esta situación fue minimizar las consecuencias económicas que sufrían estos trabajadores y declarar que la mayoría de los empleados federales lo apoyaban. Esta afirmación fue rápidamente desmentida por los gremios de empleados públicos. (Ver: President Trump Said Federal Workers Support the Shutdown. Not True, Say Unions Representing Hundreds of Thousands).




Por supuesto, la actitud del presidente, de restarle importancia al Covid-19, pese a que alrededor de 230.000 personas han fallecido en este país, es también otro caso donde se muestra la falta de empatía hacia los pacientes y sus familias que no tienen los mismos recursos para recibir la atención medica que él tuvo.



6. Envidia


Hassan observa diferentes momentos donde el presidente Trump ha mostrado envidia frente a otros mandatarios, especialmente líderes autoritarios como Vladimir Putin (Rusia) y Kim Jong-Un (Corea del Norte). Se recuerda, por ejemplo, la cumbre celebrada en Singapur entre Trump y Kim Jong-Un en junio del 2018, donde el presidente norteamericano expresó admiración de que el pueblo norcoreano se sentará y le prestará atención a todo lo que su líder decía, mientras que eso no le sucedía a él en los Estados Unidos (ver: ‘Dictator envy’: Trump’s praise of Kim Jong Un widens his embrace of totalitarian leaders).


La envidia de Trump también se dirige hacia otros líderes capaces de mostrar mayor fuerza militar. Por ejemplo, se recuerda como durante su visita a Francia le manifestaba envidia al presidente Emmanuel Macron por poder hacer uno de los mejores desfiles militares que él había visto (septiembre 2017). Aunque el presidente Trump salió de Paris con el firme propósito de hacer una marcha militar mejor que la francesa, la realidad mostró que no fue capaz, por lo que terminó acusando a las autoridades locales de la ciudad de Washington DC de ponerle trabas a dicho evento. Otras versiones indican que fueron los mismos militares en USA quienes pusieron obstáculos para participar en el show mediático que Trump quería producir. Ver reporte de France 24:




En su análisis, Hassan también identifica en Trump una envidia de clase social, pues encuentra que el estrato alto de la sociedad de New York siempre vio a los Trump como "una familia de gente rara". El analista observa que este rechazo también es la semilla de las actitudes anti-elite que Trump expresa en su oratoria electoral. Un análisis más extenso sobre este punto se puede leer en el artículo publicado en diciembre del 2018, en el diario "Politico" de Washington DC (Ver: "Trump Reclaims the Word ‘Elite’ With Vengeful Pride)

Por supuesto, una de las situaciones más notorias de envidia, es la que Trump demuestra hacia el expresidente Barack Obama, quien mucha gente ve como alguien con más educación, mayor atractivo, que infunde mayor respeto de otros líderes mundiales y que en importantes campos, como el de salud pública con su ObamaCare, le brindaron un apoyo real a millones de ciudadanos que se encontraban marginados de muchos servicios médicos básicos, pese a vivir en uno de los países más ricos del mundo.




Seis elementos adicionales para definir a un líder como "Narcisista Maligno"


Los seis puntos reseñados hasta ahora conforman las características de los lideres con un perfil psicológico narcisista. Sin embargo, se requieren otras seis condiciones relacionadas con conductas antisociales para calificar a un dirigente como "narcisista maligno". Estas son:


7. Mentir


Desde esta visión teórica, Hassan observa que este tipo de líderes mienten con el fin de generar confusión, romper los marcos referenciales de sus seguidores y hacerlos más susceptibles a técnicas de adoctrinamiento. Una forma como estos personajes generan confusión es ofreciendo gran cantidad de información que es contradictoria y falsa. El número de datos es intencionalmente alto con el fin de desbordar la posibilidad de que los individuos piensen críticamente lo que escuchan. El objetivo es que los seguidores empiecen a tener problemas en distinguir la verdad de las mentiras, al igual que hacerles más difícil el diferenciar lo correcto de lo equivocado. Fomentar estas dudas, le permite al líder inculcar un nuevo set de creencias, emociones y conductas entre sus seguidores. En otras palabras, las personas confundidas son más fáciles de manipular y controlar. Individuos que confrontan al líder indicándole que su información es contradictoria, tienden a ser marginados y castigados. Redes sociales que censuran las afirmaciones mentirosas del personaje también son duramente criticadas por el mismo.


Nota: La foto de abajo presenta un mensaje donde Twitter censura una declaración de Trump "potencialmente mentirosa" sobre las elecciones del 2020, enviada por esta red.


Un buen ejemplo de las mentiras y contradicciones en el discurso de Trump se dio en sus primeras declaraciones después de los comicios del 2020, cuando acusó sin presentar pruebas, que le estaban robando las elecciones y pidió limitar el conteo de votos en Estados como Michigan y Wisconsin donde él iba ganando, mientras que al mismo tiempo solicitaba continuar el escrutinio de votos en Arizona donde estaba perdiendo. Aunque en los Estados Unidos, el recuento de votos usualmente lleva varios días en concluirse y depende de la legislación de cada Estado, la estrategia de Trump, desde un principio, fue sembrar dudas sobre este proceso electoral, sin producir evidencias legalmente validas que respaldaran sus afirmaciones.



En su libro Hassan indica que de acuerdo con el periódico The Washington Post, Trump dijo alrededor de 2,000 mentiras en el 2017. Por su parte, analizando sus intervenciones presidenciales, la Revista Atlantic le contabilizó 10,000 frases falsas a marzo del 2019. En reciente análisis, publicado por The Washington Post del 22 de octubre (2020) se observa que el número de mentiras se incrementa en época electoral, llegando a 50 diarias. (ver: Trump is averaging more than 50 false or misleading claims a day)


Por supuesto, según el periodista Bob Woodward en su libro "Rage" (2020), uno de los engaños más graves de Trump ha sido que sabiendo la letalidad que tenía el Covid-19 decidió mentir sobre esta epidemia, lo cual muy seguramente ha causado la muerte a decenas de miles de personas en ese país. Otros sets de mentiras que han resultado letales son las caracterizaciones peyorativas y sin fundamentos que con frecuencia ha hecho contra minorías étnicas y grupos de inmigrantes. Sus palabras han sido fuente de inspiración y validación de acciones violentas por parte de militantes supremacistas blancos.


Ver: vídeo sobre las primeras 20,000 mentiras dichas por Trump como presidente (Julio 13, 2020)


Observando como Trump no solo dice una mentira una vez, sino que sistemáticamente la repite en cientos de oportunidades, Hassan recuerda una importante enseñanza de Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda Nazi de Hitler. Él decía que: "Una mentira dicha una vez sigue siendo mentira, pero si se dice miles de veces se convierte en la verdad." Cabe señalar que la influencia de Joseph Goebbels en actuales asesores en comunicaciones de la Casa Blanca, incluido Stephen Miller, está documentada en libros como el de Jean Guerrero "Hatemoger" (2020) (Ver páginas 172-173). De acuerdo con este texto, la narrativa del gobierno para culpar muchos problemas de la sociedad, no es propiamente antisemita sino anti latina.



La idea de que la verdad es algo relativo, es un principio que los colaboradores de Trump nunca han ocultado y que rige su forma de hablar con sus bases. Al respecto, fue bastante revelador cuando la asesora presidencial, Kellyanne Conway durante una entrevista de prensa uso el término "alternative facts" (Hechos Alternativos) para contradecir investigaciones hechas por periodistas.



El usar mentiras limita la habilidad de pensar críticamente y fortalece la posibilidad de plantear argumentos de polarización donde "el nosotros se enfrenta con el ellos". La utilización de mentiras también facilita la confrontación emocional generando con ellas simpatías hacia los líderes y animosidad contra los que denuncian sus falsedades, en especial los medios de comunicación que alertan sobre los engaños y las inconsistencias.


8. Sacar ventaja de relaciones interpersonales


De acuerdo con esta teoría, una de las destrezas que los "Narcisistas Malignos" tienen es la de sacar ventaja de las relaciones interpersonales. En el caso Trump, para Hassan, esto resulta evidente si miramos la forma como el presidente ha usado sus relaciones para construir y proteger su marca personal o branding. Alquilar su nombre para comercializar finca raíz, ropa, vitaminas, acciones en clubes, etc. ha sido una de las formas más lucrativas que ha encontrado.


Para avanzar el branding "Trump" y fortalecer su ego, el presidente siempre ha utilizado amigos y colaboradores dispuestos incluso a incurrir en actos ilegales. Esto está bastante claro en el libro de su exabogado, Michael Cohen, en el que se revelan muchas de las situaciones donde él ayudó a Trump a sacar ventajas. (Título del libro: Disloyal: A Memoir: The True Story of the Former Personal Attorney to President Donald J. Trump) Por ejemplo, se menciona la tendencia de la familia Trump a usar fondos de sus organizaciones de caridad para comprarse regalos. Uno de ellos fue un autoretrato del presidente realizado por el artista William Quigley y adquirido por asociados de Trump quienes pagaron 60 mil dólares en una subasta. De acuerdo con Cohen este dinero luego se les reintegró a los compradores usando fondos de la fundación Trump, lo cual era ilegal. (Ver artículo de la revista ArtNews: Michael Cohen Just Told Congress That President Trump Directed His Charity to Buy Yet Another Portrait of Himself)


Ver: vídeo de CNN donde se narra el uso ilegal de fondos por parte de Donald Trump



Cabe señalar que, debido al uso ilegal de fondos de sus obras sociales, la familia Trump fue multada con 2 millones de dólares por la Corte de New York en el 2019. La sanción además incluía obligarlos a cerrar la fundación con el fin de evitar nuevos actos delincuenciales.


Ver video de MSNBC sobre cierre de fundación Trump


9. Sadismo


Las tendencias al sadismo del presidente o de disfrutar hacer sufrir a otras personas, de acuerdo con Hassan, están asociadas con el deseo de tomar venganza con aquellos que son percibidos como enemigos. En el libro de Trump "Secreto del éxito en el trabajo y en la vida", él le dedica todo un capítulo a la importancia de tomar represarías. Desde la psicología, John Gartner explica que esta parte de su personalidad es la que inspira al presidente a adelantar políticas como la de separación de los niños inmigrantes de sus familias, cuando son detenidas por la guardia fronteriza.



Un análisis más amplio de la forma como las tendencias sadísticas de Trump han impregnado la política antiinmigrante de su gobierno, se puede encontrar en el reciente artículo de George Packer, titulado: "Donald Trump’s Refugee Policy Is Bureaucratic Sadism" (The Atlantic, octubre 2020). En él se describen todos los cambios que se han hecho para hacerle más difícil la solicitud de asilo a miles de personas que están escapando de situaciones adversas en otros países. A diferencia de la administración Obama que se caracterizó por expulsar del país a más inmigrantes ilegales que el gobierno de Trump, el énfasis de este último no fue sacarlos del país sino hacer que sufrieran más por querer entrar a los Estados Unidos.



También el sadismo del presidente es observado en la forma como humilla a las personas que no le rinden toda la pleitesía que él considera merecer. Esto se puede ver en la manera poco ortodoxa como ha despedido a importantes funcionarios del gobierno. Por ejemplo, el famoso director del FBI, James Comey, se enteró de "haber presentado su renuncia" por un noticiero, mientras visitaba las oficinas de la agencia en Los Angeles. A su vez, el director adjunto de esta misma institución, Andrew McCabe también fue retirado de su cargo faltando solo dos días para completar el tiempo necesario para pensionarse.




Otros episodios de sadismo están narrados en el libro de su prima, Mary L. Trump "Siempre Demasiado y Nunca Suficiente." (2020) La autora señala que parte de estas conductas se originan en el tipo de relación que Trump tuvo con su padre. Situación familiar en la cual Trump debió escoger entre ser víctima como su hermano o victimario como su padre. Claramente Trump decide ser lo segundo.



Un análisis complementario de las tendencias sadísticas de Trump presentadas por los anteriores autores, se puede ver en la entrevista de MSNBC con el Dr. Lance Dodes de la Universidad de Harvard.


Ver vídeo de entrevista con el Dr. Lance Dodes sobre la tendencia Sadística de Donald Trump (3:40 minutos)


10. Acoso y silenciamiento


Uno de los instrumentos favoritos de Trump para acosar y silenciar a sus adversarios es por medio de las demandas. Se calcula que el magnate ha sido parte de más de 4000 litigios contra constructores, pequeños negocios e inclusive ciudades. A su vez ha sido demandado por proveedores no pagos, mujeres víctimas de sus acosos sexuales y clientes quienes se sentían blancos de sus estafas. Uno de los casos más sonados es el acuerdo de pago por 25 millones que se hizo con los estudiantes de la Universidad Trump quienes lo demandaron al sentirse engañados con falsas promesas educativas por parte del magnate.


En otras situaciones el silenciamiento se produce por fuera de las cortes. En ocasiones simplemente amenazando con adelantar acciones legales. Un ejemplo, fue la forma como se intimido a una adolescente después de que ella hizo dos páginas web contra el magnate (www.kittenfeed.com y www.trumpcat.com). Estos sitios le molestaban al presidente porque mostraban a un gato arañando su cara y vendían mercadería política en su contra. Para evitar litigar contra Trump, hoy ambas páginas se encuentran desactivadas.




Por supuesto una situación aún más seria fue el pago de $130.000 dólares a la artista porno Stormy Daniels para que no hablara durante la campaña del 2016 de su relación íntima con Donald Trump en el 2006. La narración de esta historia se puede leer en su libro "Full Disclosure" (2018) y en varias entrevistas que ella concedió a medios estadounidenses.



Listado con algunos de los principales litigios judiciales en que ha sido parte Donald Trump


11. Violencia


Más de doce mujeres han acusado a Donald Trump de asaltos sexuales y más de 26 lo han denunciado por conductas impropias (Ver artículo en la revista Business Insider: The 26 women who have accused Trump of sexual misconduct). Este texto incluye varios videos donde las víctimas narran las conductas violentas y poco decorosas del mandatario.


Adicionalmente hay numerosos episodios en los que el presidente favorece (o no critica) el uso de violencia por parte de sus seguidores. Por ejemplo, se recuerda cómo durante los mítines políticos en las elecciones del 2016, él ofrecía pagarle los abogados a las personas que golpearan a los manifestantes que intentaban boicotear sus actos.



Durante el primer debate con Biden, también sorprendió cómo pese a ser presionado, el presidente no censuró las actividades violentas de algunos grupos neofascistas armados, como los "Proud Boys", que forman parte de la coalición que lo apoya.



12. Paranoia


Para Hassan, paranoia es la fuerza impulsora de los "narcisistas malignos". Esta se caracteriza por el temor de que otras personas los critiquen y conspiren contra ellos. Investigaciones sobre ese fenómeno se originan en el trabajo de Otto Kernberg, psiquiatra, quien escribió el texto Desórdenes fronterizos y narcisismo patológico. (Editorial Paidós. 2001). Los paranoicos no solo tienden a desconfiar fácilmente de otras personas, sino que también tratan a sus enemigos como ídolos o estúpidos. Según Kernberg, estas personas carecen de la capacidad de remordimiento, tristeza y autorreflexión. Adicionalmente, se identifican por estar constantemente hablando de teorías conspirativas.



Un problema de la paranoia es la inhabilidad para confiar en amigos y subordinados. Este tipo de personas está constantemente probando la lealtad de otros, muchas veces utilizando conductas abusivas o humillándolos. Hassan nos recuerda que Cliff Sims, ex-Director de Estrategia de Mensajes de la Casa Blanca, narra en su libro ("Team of Vipers") que Trump se reunía con él para hacer listados de enemigos que trabajaban en su administración. Sims indica que esta conducta paranoica en su momento le parecía normal, pero que luego se dio cuenta que era problemática.



Esta tendencia de ver enemigos y percibir peligros en sus más cercanos colaboradores hacen que muchos de ellos no duren tanto tiempo trabajando para Trump. En su caso, el círculo de enemigos se extiende mucho más allá de personas que trabajan para la administración. Estos incluyen numerosos medios de comunicación, los Demócratas, los que creen en la globalización, los empleados de la burocracia, los inmigrantes, los musulmanes y cualquier otra persona u organización que lo critique.

La gran preocupación con las personas con patología narcisista, según el psicólogo Craig Malkin, es que al perder contacto con la realidad se vuelvan más peligrosas. Se explica que, en la búsqueda por llenar sus necesidades de ser admirados y reconocidos por sus logros, ellos tienden a inventar "realidades alternativas" en las cuales creen pese a que toda la evidencia las contradice.


Ver video de Trump quitándole importancia al Covid-19



Adicionalmente se observa que los narcisistas proyectan sus miedos y ansiedades hacia afuera. Externalizando estos sentimientos, ellos creen que destruyen las emociones negativas. Además, se sienten más seguros cuando logran identificar y atacar a quienes consideran enemigos. Para los narcisistas admitir vulnerabilidades, especialmente debilidades personales, es algo que les produce más miedo que cualquier enemigo externo.


Conclusiones


El uso de psicoanálisis para analizar líderes políticos es una práctica desarrollada por muchos académicos, los cuales con frecuencia son contratados para hacer este tipo de trabajos para entidades de gobierno, incluidos organismos de inteligencia. Los resultados de estas investigaciones son usados tanto para entender pasadas acciones y predecir futuras conductas de líderes políticos, como para generar propaganda que afecte la psiquis de estos dirigentes. Este es un punto, en que aun hoy en día, la publicidad política se asemeja a la propaganda de guerra. Un ejemplo de este tipo de spot se denomina "Whisper", realizado por The Lincoln Project contra Trump. En esta cuña se aprovechan las tendencias paranoicas del mandatario. Ver video:



Por supuesto el psicoanálisis es solo una dimensión del estudio de los líderes políticos. Muchos expertos saben de sus numerosas ventajas y limitaciones, y entienden que usualmente los trabajos en esta materia deben ser complementados por otras perspectivas teóricas que ayuden a explicar adicionales facetas del personaje analizado.


Aunque una de las mayores críticas a los estudios basados en teorías psicoanalíticas es la falta de replicabilidad de los resultados, en el caso de Donald Trump, los estudios presentados en este artículo, al igual que muchos textos adicionales no incluidos por motivos de espacio, muestran bastante consistencia en las observaciones realizadas. Desde luego, existen algunos textos escritos desde el psicoanálisis que son menos críticos a la figura de Donald Trump. Entre ellos se recomienda el libro recientemente publicado "Psychologically Sound: The Mind of Donald J. Trump" (2020) de Sheldon Roth M.D.


Por último, desde esta perspectiva teórica se espera que muchas de las características psicológicas presentadas en estos trabajos se sigan viendo en las actividades futuras de Trump. Este es un elemento que tanto sus aliados como opositores deben tener en cuenta para los próximos años de lucha política. Sin duda, desde la academia, la fascinación por este personaje continuara presente, independientemente del resultado final de las elecciones del 2020.


Otros artículos recientes


1. El Juicio de los 7 de Chicago. Movimiento Pacifista, Ideologías y Lecciones en Control Social


2. Cómo enfrentar ataques de desinformación digital contra nuestro candidato y su campaña


3. Estilo John Brabender: audacia y grandes ideas creativas que mueven favorablemente las encuestas


Este artículo fue escrito por Mauricio Florez Morris, Ph.D. El autor ha sido profesor en las facultades de Ciencia Política y Sociología en University of Maryland, George Washington University, Georgetown University, y North Virginia Community College en los Estados Unidos. En la Universidad del Rosario y la Universidad Javeriana en Colombia, al igual que en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad del Salvador en la Argentina.

Su actual interés académico se centra en temas relacionados con los estudios de opinión pública, campañas electorales, marketing, liderazgo y psicología política. Es miembro de la American Association of Political Consultants (AAPC), la American Political Science Association (APSA) y la American Sociological Association (ASA), al igual que de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos (ACOPOL). Ha trabajado en campañas electorales para organizaciones afiliadas al Partido Demócrata en los Estados Unidos.


Nota: Si encuentra este artículo interesante, puede compartirlo. Si aún no se ha inscrito y quiere recibir otras notas como la que acaba de leer, puede ingresar su correo electrónico en la página: https://www.liderazgo-politico.com/ Su dirección solo se usará con este propósito y no será compartida con ningún tercero. Otra alternativa para mantenernos en contacto es por twitter, en la dirección: @florezmorris Desde esta plataforma envío notificaciones de nuevos artículos y de mi participación en actividades académicas.




© 2020 Mauricio Florez Morris, Ph.D. Todos los derechos reservados.